Actualidad

La verdad sobre el cumpleaños de Iñaki Urdangarin: no viajó a Barcelona

Este viernes Iñaki Urdangarin llegaba a los 53 años pero el suyo ha sido un cumpleaños distinto al anterior, el último que pasó solo y aislado en la cárcel de Brieva. Esta vez celebraba su aniversario en el Centro de Reinserción Social de Alcalá de Henares, su nuevo destino penitenciario desde el pasado miércoles.

El marido de la infanta Cristina comparte su estancia en esta nueva situación con otros compañeros. El cuñado de Felipe VI puede hablar y comunicarse con ellos en las aulas, talleres, gimnasio, pista deportiva o en la biblioteca de que dispone la instalación. Y sobre todo puede  trabajar en Don Orione, el centro solidario donde prestaba sus servicios en los últimos meses algunos días de la semana.

Falso

Algunos medios situaban este viernes al yerno de don Juan Carlos en Barcelona. Afirmaban que el ex jugador de balonmano habría llegado con algunos de sus hijos en el coche conducido por su esposa. Sin embargo, esta posibilidad ha sido desmentida a Informalia desde el entorno del cuñado del jefe del Estado.

"No es siquiera imaginable que a media tarde del viernes, la infanta Cristina haya recogido a su marido del centro penitenciario, donde acaba su jornada a las 5, y haya puesto rumbo a Barcelona casi de noche, y con las carreteras todavía afectadas por el temporal de nieve, sobre todo las Aragón, para recorrer más de 600 kilómetros, sobre todo si tenemos en cuenta que Urdangarin está obligado a regresar el mismo domingo", nos explica una fuente que conoce los últimos movimientos del ex duque de Palma. "Ni siquiera se ha podido saber con certeza, si el fin de semana al mes que a partir de ahora puede disfrutar Urdangarin es este que se iniciaba con su cumpleaños", nos insisten.

Lea tambiénLas imágenes de Urdangarin entrando en su nuevo hogar tras dejar la cárcel de Brieva

Y es que aunque sus condiciones han mejorado, siguen siendo durísimas. Su abogado Mario Pascual Vives, comentaba estos días que no había podido ponerse en contacto con su cliente y que veía difícil comunicarse con él. Puestos en contacto con este letrado, nos confirmó que a Urdangarin "solo le permiten 8 minutos al día para hablar por teléfono", y que "que como es natural y humano, los dedica a su familia". Por otra parte, el abogado afirma que "ahora las visitas son también complicadas, ya que su horario en el centro es de 10 de la mañana a 5 de la tarde, y después de esa hora ya se haría muy tarde", y recuerda que "en Brieva le visitaba una o dos veces al mes, cosa que ahora va a ser difícil".

Muy duro resulta también para el marido de Cristina de Borbón que, después de haber cumplido ya dos años y medio de prisión, el fiscal le haya denegado el tercer grado, cuando su antiguo socio Diego Torres, con una condena más dura que la del propio Urdangarin, disfruta ya desde esa condición, lo que le permite estar en libertad controlado con una pulsera telemática.

Hace unos meses, la Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva consideró por unanimidad que a Iñaki Urdangarin debía concedérsele el tercer grado, una decisión compartida por el juez Florencio Marcos. Sin embargo, el fiscal de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid se opuso una vez más, a flexibilizar el régimen en el que se encontraba el cuñado del rey.

Castigo ejemplar

En estos momentos tan delicados para la imagen de los Borbones y la Monarquía, con el escándalo de don Juan Carlos, las tarjetas Black y Corinna en los telediarios y los juzgados, Urdangarin está pagando muy caro haber formado parte de la Familia Real. Pero confía en que su último recurso para obtener esa semilibertad que tanto desea, sea por fin atendido.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin