Actualidad

El rey Juan Carlos, enfadado con los que cuestionan su salud: la infanta Elena asegura que "está fenomenal"

El rey Juan Carlos cumplió 83 años el pasado 5 de enero, una fecha especial que pasó con su hija, la infanta Elena, en Abu Dabi. Solo dos días antes, el 3 de enero, salió a la luz una imagen en la que el emérito aparecía en el puerto deportivo de Yas Marina (Abu Dabi), caminando con la ayuda de dos de sus escoltas tras bajar de un barco.

Lea también - La infanta Elena va y viene de Abu Dabi sin pasar aduanas... ¿Cargada con oro, incienso y mirra y otros regalos de don Juan Carlos?

El aspecto del marido de la reina Sofía en la instantánea, publicada por el programa Viva la vida, desató una gran cantidad de especulaciones. Fueron muchos los que cuestionaron el estado de salud de don Juan Carlos, que fue definido como delicado o deteriorado.

Este tipo de noticias cuestionando su salud han generado un importante malestar en el rey emérito, tal y como aseguran fuentes próximas a la Familia Real a El Confidencial Digital. La infanta Elena ha dejado claro que su padre "está fenomenal". No entiende el interés de los medios españoles por difundir que se encuentra en mal estado.

Lea también - Las otras navidades del rey Juan Carlos: Quería terminar las cenas pronto para irse con Corinna

El propio don Juan Carlos considera que la fotografía ofrece una imagen distorsionada de su estado físico. El emérito recuerda los problemas de rodilla derecha y cadera que ha sufrido en los últimos años. En 2018, de hecho, fue operado de la rodilla y, desde entonces, se desplaza con ayuda de un bastón. En este caso, prefirió ayudarse de los guardaespaldas para cubrir el trayecto desde el barco a tierra firme.

A pesar de los más de 5.700 kilómetros que les separan, el rey Felipe VI permanece muy atento e interesado en el estado de salud de su progenitor. Así lo confirman desde la Casa Real al diario La Razón: "Don Felipe está al tanto, día a día, de la situación del rey Juan Carlos, que nadie crea que tiene olvidado a su padre. Una cosa son sus deberes de Estado y otra la preocupación de un hijo que sufre en silencio por el estado de quien fue su guía en la vida durante tantos años", explican.

Sea como fuere, lo cierto es que don Juan Carlos aún tiene el objetivo entre ceja y ceja de regresar en cuanto pueda al Palacio de la Zarzuela, lugar que tanto echa de menos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin