Actualidad

La infanta Elena va y viene de Abu Dabi sin pasar aduanas... ¿Cargada con oro, incienso y mirra y otros regalos de don Juan Carlos?

La infanta Elena parece haber tomado por costumbre viajar a Abu Dabi, donde se encuentra su padre el rey Juan Carlos I desde el pasado mes de agosto. La primera visita de la que tenemos constancia, y de la que ya informamos desde este portal, tuvo lugar el domingo 22 de noviembre pasado, cuando la hija del Emérito fue fotografiada en el aeropuerto de Dubai, donde embarcó en un vuelo de la compañía Emirates con destino a Madrid, según testigos presenciales confirmaron a Informalia.

La percha o excusa de Elena de Borbón en aquella primera ocasión fue que se cumplían exactamente 45 años desde su proclamación como Rey, el 22 de noviembre de 1975, horas después de la muerte de Franco.

Aquella visita de la hermana de Felipe VI fue explicada como una prueba más de la maravillosa relación que existe entre padre e hija. Se argumentaba por ejemplo que antes de la bochornosa salida de su padre de Zarzuela y de España, ella era su gran escudera y la que le acompañaba a disfrutar de sus grandes pasiones, la vela y los toros. También compartían a menudo comilonas en exclusivos restaurantes de Madrid u otros templos gastronómicos de la geografía nacional, con o sin sus hijos, Froilán y Victoria Federica. Ya sabemos que Elena, a quien su padre impidió reinar por considerarla incapaz, es sin embargo el ojito derecho del Emérito y la más borbona de sus hijos. 

Lea tambiénDon Juan Carlos, fotografiado en Abu Dabi con dos escoltas que le ayudan a caminar

Más tarde, las noticias sobre la fortuna escondida del Rey don Juan Carlos en Suiza y otros paraísos fiscales no solo no cesaron sino que se ampliaron y han llegado a salpicar, entre otras personas cercanas al Emérito, a sus hijas las infantas y a sus nietos los Marichalar. Se publicó, citando fuentes de la investigación, que Froilán y Victoria Federica disfrutaban de las tarjetas Royal Black, y de otros beneficios materiales del abuelo exiliado, como lo de la yegua, o la tarjeta de El Corte Inglés aquella de 'llévese lo que quiera' que un magnate mexicano rumboso o un oficial del Ejército lo pagarán...

Lea también: Victoria Federica y Froilán: ¿Nochebuena con su madre y don Juan Carlos en Abu Dabi?

Este lunes, el periodista Gustavo González adelantaba desde Telecinco, como ya recogimos en Informalia, que la infanta Elena había vuelto a Abu Dabi se supone que para acompañar en su 83 cumpleaños a su padre. "Ha viajado en avión privado, con su hermana Cristina, y con ellas se ha desplazado un dispositivo de seguridad", dijo el contertulio y paparazzi en Sálvame. Después, medios como El Mundo o El Confidencial confirmaron la noticia adelantada en la cadena de Paolo Vasile e incluso especificaron las fechas exactas del desplazamiento de la madre de Froilán a aquel país, aunque sin dar detalles sobre si se encontraba con ella la infanta Cristina.

Como es habitual, nada se ha dicho desde la Casa Real de si es cierto lo que varios medios hemos difundido ni mucho menos sobre cuánto cuesta viajar en avión privado a Abu Dabi o cuánto cuesta a erario público el dispositivo de seguridad que supuestamente acompaña a la hija de don Juan Carlos. Tampoco se ha negado por supuesto que haya habido desplazamientos. 

Entretanto, se suceden las informaciones referidas a la manita que echa don Juan Carlos a sus familiares más directos. Por ejemplo, la mediación del Emérito para favorecer a su sobrino Bruno Gómez Acebo, uno de los cinco hijos de la fallecida infanta Pilar, para crear un fondo de capital de riesgo y canalizar inversiones de grandes compañías españolas, con la intención de que consiguieran operar en infraestructuras del Golfo. El Confidencial tasaba la operación en un pelotazo de entre 550 y 1.150 millones de euros.

Lea también: Don Juan Carlos: "Los menores de 40 años me recordarán solo por ser el de Corinna, el del elefante y el del maletín"

En este contexto, cabe recordar la afición que tiene Su Majestad el Emérito a traerse maletines cargados de billetes con millones de dólares u otras monedas en efectivo, sea de Kazajistán o de la península Arábiga, donde moran los generosos amigos que gobiernan las riquísimas teocracias petrolíferas. 

Tenemos todo el derecho a preguntarnos si tanto viaje de Elena de Borbón a ver a su padre, el hombre de los maletines, como le describen Corinna y algún fiscal, y dado que Emérito ha ayudado mucho a su hija y sus nietos en el pasado más reciente, le sirve a la duquesa de Lugo para traerse los Reyes (Magos) para su Froilán y su Victoria Federica en una bolsita cargada de oro, incienso o mirra. Tampoco sabemos si, llegando en avión privado, con dispositivo de seguridad y casi con tratamiento diplomático, algún aduanero va a atreverse a mirarle los neceseres a la hermana mayor del actual jefe del Estado, o sea, de Felipe VI.

En cualquier caso, está claro que lo del confinamiento y lo de perimetrarse por la pandemia para determinados personajes Vips es un trámite que se arregla con unas llamadas y con los permisos que hagan falta...

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Pobrecilla, si su familia pasa absolutamente de ella (incluidos sus "prendas" de hijos) y ya no tiene el deber diario de aplaudir a los sanitarios..... Pues a ver al papi y entretenerse!

Puntuación 20
#1
marbellaco
A Favor
En Contra

oh jeahhh!!!

vuelos calientes mientras sanchez suspira, republica to be or not to beeeeee)

Puntuación 13
#2