elEconomista.es

Don Juan Carlos ayudó a su sobrino Bruno Gómez-Acebo a lanzar un fondo de 550 millones en Emiratos


Nuevas informaciones comprometidas sobre el emérito han salido a la luz. Juan Carlos I habría ayudado a su sobrino, Bruno Gómez-Acebo, uno de los cinco hijos de la infanta Pilar, a crear un fondo de capital de riesgo para canalizar inversiones de grandes compañías españolas, con la intención de que consiguieran operar en infraestructuras del Golfo.

Bruno Gómez-Acebo creó en 2009 el Fondo de Infraestructuras España-Emiratos. Se trata de una sociedad dedicada a la captación y la gestión del capital de diferentes empresas españolas. El sobrino de don Juan Carlos actuaba a través del fondo de capital de riesgo Gala Fund Management, tal y como recoge en exclusiva El Confidencial.

En 2010, Gómez-Acebo le habría pedido a don Juan Carlos, que todavía era monarca, que mediara para que pudiera entrar en contacto con las principales autoridades árabes. El objetivo del empresario era atraer activos valorados entre los 550 y los 1.150 millones de euros para destinarlos a la financiación de diferentes e importantes obras medioambientales, sanitarias, hidráulicas, educativas, de movilidad o energéticas. 

Lea tambiénDon Juan Carlos, fotografiado en Abu Dabi con dos escoltas que le ayudan a caminar

Gracias a los contactos del padre de Felipe VI, Bruno estrechó lazos con la embajada de Emiratos en Madrid y también una vía de comunicación con Sultan bin Saeed al Mansoori, el que fuera ministro de Economía de Emiratos Árabes. Dicho diario ha tenido acceso a un documento privado, en el que el hermano de Simoneta Gómez-Acebo le agradecía al marido de doña Sofía su ayuda. Además, le pedía que interviniera en nuevas negociaciones.

Bruno Gómez-Acebo

Es el tercer hijo de la infanta Pilar y Luis Gómez Acebo. Está casado con la hija del empresario Antonio Cano y Villajos, Bárbara Cano, desde 2002, y con ella tiene tres hijos, Alejandro de 15 años, Guillermo de 14 y Álvaro de 8. Cano está al frente de la Fundación Atiende, dedicada la inclusión de niños con autismo en la sociedad. 

El nombre de Bruno causó un gran revuelo en 2017 cuando fue condenado a pagarle a Luis Alfonso de Borbón, hijo de Carmen Martínez-Bordiú, más de 100.000 euros por impagos relacionados con el contrato de una vivienda. 

La situación del emérito

La nueva información del emérito ha salido a la luz después de trascender su segunda fotografía en Abu Dabi. La imagen fue tomada el pasado 30 de diciembre en Yas, una isla artificial situada en Abu Dabi, y difundida este domingo por el programa Viva la vida. Don Juan Carlos, con mascarilla, iba asistido por dos escoltas, que le ayudan cogiéndole cada uno por un brazo, puesto que presenta aparentemente dificultad para caminar.

Lea tambiénDoña Sofía y la Reina Letizia ¿unidas ante la situación devastadora de Don Juan Carlos I?

La isla en la que está cuenta con atracciones como el Circuito Yas Marina, que se utiliza para el Gran Premio de Abu Dabi de Fórmula 1; el parque temático Ferrari World Abu Dabi; un parque temático de la Warner Bros llamado Movie World; hoteles singulares; un parque acuático; una zona de desarrollo al por menor para Abu Dabi de 300.000 metros cuadrados; zonas verdes; campos de golf; hoteles laguna; marinas; clubes de polo; apartamentos; villas; y numerosos puntos de venta de alimentos y bebidas construidos con el objetivo de crear un destino turístico internacional.

El relato ofrecido desde el espacio de Telecinco que ha difundido la imagen añade que el rey estaba en el puerto deportivo y acababa de salir de un barco en el que había arribado al lugar.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.