Actualidad

José Antonio Avilés, el colaborador al que no le ha pasado factura la mentira ¿por qué?

Que un periodista cuente una información falsa, es uno de los errores más garrafales que puede cometer. Y es que la mentira no está tan penada en ninguna otra profesión que en esta, ya que el hecho de informar tiene que estar contrastado con la verdad y no con la mentira. Este es uno de los principios éxitos que tienen todos los profesionales de la comunicación y aunque en algunas ocasiones se produzcan errores, se aprende y se rectifica.

El problema de mentir viene cuando lo haces compulsivamente y sin sentimiento de culpabilidad. Esto es lo que le ha pasado a José Antonio Avilés, quien después de estar concursando en Supervivientes, se tuvo que enfrentar a todas las estafas emocionales y mentiras que había contado públicamente para llegar hasta donde está: la silla en la que colabora.

Independientemente de que se haya currado su sitio en Viva la vida, que no lo dudamos, José Antonio Avilés se había cavado su propia tumba a su salida de Supervivientes y lo cierto es que ha recibido el perdón más generoso de su vida: el del público que ha elegido que siga en televisión.

Y es que no hemos vuelto a saber nada de en qué han quedado las deudas que éste tenía con personas anónimas que expusieron su testimonio en televisión, pero sí que le vemos seguir haciendo su trabajo en televisión, lo que siempre ha deseado y parece que algo ha aprendido de esa época en la que se le vio su verdadera cara.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin