Actualidad

Carla Pereyra monta tal pollo en una fiesta que al día siguiente tiene que llamar para disculparse

El pasado viernes 18 de diciembre se celebraba una cena privada organizada en el Four Seasons Hotel de Madrid, situado a escasos metros de la Puerta del Sol. Personajes como Victoria Federica aceptaron la invitación en plena pandemia y cuando ya estaba notándose el efecto del Puente de la Constitución por todo el país, y también en la capital. 

Entre los asistentes, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, acompañado del delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carbante, y de la concejala del Área Delegada de Turismo, Almudena Maíllo. El edil apretó el botón colocado a la puerta del hotel que encendía las luces navideñas de la fachada.

Rosario FloresEugenia Osborne o Raquel Perera, la ex mujer de Alejandro Sanz, o la joven Alba Díaz junto a su tía, Rocío Martín Berrocal, no faltaron a la cita, igual que la actriz Carola Baleztena junto a su marido, el empresario Emiliano Suárez. Pero Carla Pereyra fue quien llamó más la atención.

Lea también - Ester Expósito confiesa su peor momento en este 2020: "Fue horrible, me vine muy abajo, tenía ansiedad a diario"

El dueño de este alojamiento de cuatro estrellas y media organizaba esta cena privada y, aunque cumplieron con las precauciones para evitar contagios por Covid-19, no faltaron críticas por lo inoportuno de un acto innecesario en pleno repunte de casos. Cabe destacar que la fiesta el totalmente legal, aunque poco ejemplarizante teniendo en cuenta que reunía a funcionarios como el alcalde y a personajes con gran repercusión mediática.

Desde el equipo de comunicación del hotel nos explicaron que se respetaron el aforo y las medidas de seguridad en todo momento y que no se trataba de un cóctel ni un banquete. Cada uno de los invitados acudió a El Patio, restaurante del lobby del hotel, como si fuese un restaurante más con el aliciente de que la decoración era de Navidad y los privilegiados serían los primeros en disfrutar de una mesa ahí.

Era la primera fiesta del hotel más lujoso y exclusivo de Madrid, inaugurado en setiembre. La crisis de la pandemia impidió el gran evento que el hotel tenía preparado para hacer una apertura por todo lo alto. Las obras de acondicionamiento de toda la manzana, que abarca las calles Sevilla, Alcalá y Canalejas, hasta la Puerta del Sol, han durado más de tres años pero el resultado ha sido espectacular.

La Navidad, el encendido de las luces y del árbol más lucido de toda la ciudad, fueron la mejor excusa para abrir oficialmente las puertas de este Cinco Estrellas Gran Lujo, antigua sede del Banesto, en el que la Suite Real es precisamente el antiguo despacho de Mario Conde y donde el banquero se enteró de su destitución, el 28 de diciembre de 1993.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida fue el encargado del encendido del árbol, previo al comienzo de la cena. Algunas de las estrellas invitadas excusaron su asistencia, como IkerCasillas y Sara Carbonero. La presencia de la hija de la infanta Elena y su novio Dj  atrajo a más periodistas y fotógrafos a la puerta del hotel, ya que dentro no se permitía prensa al tratarse de una cena privada.

La nieta favorita de don Juan Carlos se comportó en todo momento de forma discreta y educada. Todo lo contrario de la invitada que más llamó la atención, y no precisamente por su belleza, que la tiene. Hablamos de Carla Pereyra, actualmente esposa del entrenador del Atlético de Madrid, Diego Simeone.

La modelo argentina se hizo notar en el Four Seasons, por sus ruidosas protestas al considerar que la cena se estaba sirviendo demasiado tarde, según ella, un retraso inaceptable. Ninguno de los invitados protestó ni se enfadó. Todo el mundo estaba encantado, excepto la señora Simeone que protestó de forma tan sonora, que todo el mundo comentó después su actitud, considerada de poca cortesía hacia los organizadores de la fiesta. Parece que al día siguiente llamó al hotel para excusarse.

La modelo argentina se dio a conocer en España por su relación con Joaquín Cortés, aunque también se le atribuyó una relación con José María Gil Silgado, el polémico empresario sevillano, padre de la niña pequeña de la Miss María Jesús Ruiz.

Una hermana del empresario, Anabel, contó en el plató de Sálvame que Gil Silgado y Carla Pereyra se conocieron en Santo Domingo, así como ciertos detalles de su relación.  Hoy, la argentina es feliz con Diego Simeone en una espléndida casa en La Finca, donde vive con sus dos niñas y un hijo del entrenador que estudia en España.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin