Actualidad

Los cuatro hijos de Miguel Bosé "han jugado juntos en Navidad por face time", según Nacho Palau

Nacho Palau no consiguió que el juez considerara a sus hijos Yvo y Telmo, hermanos a todos los efectos de Diego y Tadeo Bosé, los de Miguel Bosé.

El tribunal español que juzgaba la demanda del escultor valenciano, novio del cantante durante 20 años, sentenció que los cuatro niños, nacidos en 2011, se habían criado juntos y en familia, pero no eran hermanos ni llevaban los mismos apellidos, ni habían sido adoptados como hijos por Miguel Bosé.

Lea también: Nacho Palau desaparece del documental y la serie sobre Miguel Bosé que prepara la productora de Masterchef

Sin embargo, el juez ratificó el régimen de visitas que los niños tenían ya establecido, gracias a la anterior demanda de Nacho Palau, y deberían pasar juntos varios días durante sus vacaciones, tanto en el pueblo valenciano de Chelva, donde vive el escultor (ahora cocinero en una fábrica de embutidos de la localidad, tal y como adelantó Informalia) como en la casa de Somosaguas del cantante, que fue el domicilio familiar de Lucía Bosé y Luis Miguel Dominguín.

El problema es que el intérprete de Amante bandido vive con sus hijos en una exclusiva urbanización de México D.F., donde los niños estudian en uno de los mejores colegios de la capital y solo visitan España en verano. El contacto de Yvo y Telmo con sus hermanos mexicanos se reduce a las dos semanas alternas que pasan juntos en agosto. Son más de 9.000 kilómetros los que separan a los chicos pero al menos las nuevas tecnologías les mantienen cerca.

El deseo de Nacho Palau sería que los cuatro niños vivieran más cerca, que se vieran más a menudo, que mantuvieran la misma relación fraternal que han tenido durante 10 años. Bosé, por su parte, le ofrece a su ex que Yvo y Telmo Palau se vayan a vivir a México con sus hermanos y dejen a su padre en Valencia, una propuesta inaceptable para el escultor que adora a sus hijos y que también rechaza su madre, la abuela, con quien vive y quien se ocupa de los pequeños.

Pero a pesar de eso, esta Navidad, el contacto de los niños han sido más intenso que de costumbre; eso sí, gracias a Internet, ya que están de vacaciones. Según nos cuenta Nacho Palau, "los cuatro han jugado juntos en Navidad por face time con los regalos que han recibido", pero para el padre de Yvo y Telmo este contacto no es suficiente para mantener la relación que tenían mientras vivían juntos. Palau teme que la distancia y el distinto nivel de vida que tienen unos y otros, vaya enfriando la relación.

Lea tambiénNacho Palau estudia pedir una prueba psiquiátrica de Miguel Bosé en su juicio contra él

Lea tambiénLucía Bosé iba a testificar a favor de Nacho Palau en el juicio contra su hijo, Miguel Bosé

José Gabriel Ortolá, el abogado de Nacho Palau, aseguró que recurriría la sentencia del pasado mes de noviembre, en la que se desestimaba que los cuatro hijos puedan ser considerados hermanos. Sin embargo el recurso debe ser redactado de nuevo, ya que había algún problema de fondo o forma que invalidaban el documento.

Nacho Palau dice que está "tranquilo" y "contento" con su trabajo en la fábrica de embutidos donde tiene un sueldo de 1000 euros al mes y,  aunque su jornada laboral empieza a las 7 de la mañana, tiene la tarde para estar con Yvo y Telmo y verlos crecer felices en una familia normal.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin