Actualidad

Sergi Arola se casa por sorpresa: el chef le da el "sí, quiero" a su novia enfermera de veinte años menos

Sergi Arola, que cumplirá los 53 en marzo, no se lo ha pensado dos veces. Tras pedirle matrimonio a su novia, Francisca Laree (33), el pasado 3 de diciembre, los dos se han casado por sorpresa en una boda marcada por el Covid-19. El chef y la enfermera se han casado en Chile y lo han anunciado muy ilusionados a través de las redes sociales.

"Ayer fue un día muy muy especial para Francisca y para mí...", escribió este martes el televisivo bajo una foto en la que ambos aparecen con una sonrisa de oreja a oreja dibujada en el rostro y mostrando orgullosos su libro de familia.

Aunque no hayan podido celebrar el enlace como les gustaría por la pandemia, están plenamente felices por esta nueva etapa que han emprendido: "Ya vendrán tiempos para celebrarlo con amigos y familia, ahora no toca. ¿Qué puedo decir? Soy feliz y eso este maldito 2020 pese a todos los golpes que ha dado no me lo puede quitar", sentenció.

Lea también - Sergi Arola denuncia una mano negra: "Hay gente muy cabreada que quiere hacerme caer"

Después de darse el "sí, quiero" en el Registro Civil de Quilimari, en un pequeño municipio costero situado al norte de Santiago, los dos se fueron a comer junto a los testigos al restaurante Olam de Santiago de Chile. Degustaron un menú cargado de ostras y atún preparado por el chef Raúl Yáñez, uno de los mejores amigos del catalán.

La unión civil ha llegado tras un año muy convulso, pues debido al trabajo de Francisca estuvieron separados durante más de medio año. Durante este tiempo, el cocinero decidió regresar a España para estar junto a los suyos.

Lea también - Sergi Arola alaba a Felipe VI: "Estoy orgulloso de tener un Rey preparado"

Sergi Arola ya estuvo casado con Sara Fort, con quien tuvo a sus dos hijas, Ginevra y Carla, de las que dice que son sus dos grandes amores en su biografía de Instagram. Pero el amor marchitó en 2012, año en el que ambos firmaron los papeles de divorcio y encauzaron sus vidas cada uno por su lado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin