Actualidad

El clan gay de María José Campanario: ¿hay motivo de crisis con Jesulín?

Son dos. Casi hermanos. Más bien amantes. Amigos del alma de María José Campanario, confidentes furtivos. Es el clan gay de la esposa de Jesulín de Ubrique. Los malintencionados pretendieron hurgar donde no había motivos e inventaron crisis inexistentes con el torero, alegando terceras personas. 

Nada más lejos de la realidad. El tercero era siempre el amigo gay, el acompañante fiel, el consejero. Uno y otro por igual gozan del favor de La Campa. Jesulín, el hombre que acaso sin querer tuvo que ver en la creación del personaje de Belén Esteban, está curado de espanto de números mediáticos, y no monta pollos cuando no tiene sentidos. Conoce perfectamente a estos amigos de su mujer, sabe que no hay el menor motivo para sentir celos. Causa perdida.

Lea también: Jesulín de Ubrique se pone romanticón con María José Campanario: "Es mi mujer, mi compañera, mi amiga"

La misma María José desvela en sus redes sociales que a veces se queda a dormir en casa de esta pareja de íntimos amigos. Y aclara que uno de los secretos para que su relación de 20 años con Jesús es que cada uno respeta el espacio del otro.

Que ella sale con sus amigos y su marido con sus amigas, y que en ningún momento aparece el fantasma de los celos porque se quieren igual o más que el primer día. Y le molesta que las cosas se manipulen de tal forma que les busquen crisis matrimoniales donde no las hay.

Dos décadas juntos contra viento y marea, asentados felizmente en su chalet de Arcos de la Frontera, ilusionados con el nuevo negocio familiar de alquiler de la finca Ambiciones para eventos de todo tipo, un proyecto en el que Campa es quien más ha animado a su marido a llevarlo a cabo. La pareja afronta el 2021 con optimismo, callando bocas y con el deseo de que María Jose consiga vencer de una vez por todas a su fibromialgia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin