Actualidad

La reacción de Iñaki Urdangarin al ver a Felipe VI sacrificar a don Juan Carlos en su discurso

Iñaki Urdangarin ha recibido el mejor regalo de Papá Noel: el permiso navideño para salir de la prisión de Brieva y poder viajar a Vitoria con la infanta Cristina, sus hijos y el resto de su familia.

El cuñado de Felipe VI pudo ver esta Nochebuena cómo el hermano pequeño de su mujer dejaba al Rey Emérito a los pies de los caballos en su discurso, igual que hizo años atrás con él mismo el rey Juan Carlos. ¿Habrá pensado aquello de 'donde las dan las toman'?

Lea también - Iñaki Urdangarin disfruta de su tercer permiso en Vitoria: arropado por la infanta Cristina y sus hijos

Sentado junto a los suyos al calor del hogar, el que fuera duque de Palma, ahora sin título nobiliario, degradado aristocráticamente y sentenciado a más de cinco años de prisión por malversación de fondos públicos, prevaricación, tráfico de influencias y doble delito de fraude fiscal, ha podido al menos disfrutar en casa con los suyos de la Navidad pero también saborear el momento en el que Felipe renegaba públicamente de su padre diciendo aquello "por encima de consideraciones familiares". 

Tras su cuarentena por coronavirus y los protocolos de la cárcel que ponían en duda que pudiera salir del centro penitenciario, ha obtenido el permiso para estar con la infanta Cristina, sus hijos y su madre esta Navidad. Urdangarin, como la mayoría de la población penitenciaria, ha visto cómo la situación actual con el coronavirus restringía especialmente el contacto entre presos y el exterior, debido a que un positivo en prisión podría suponer un brote.

El yerno de don Juan Carlos  tuvo que hacer una cuarentena de diez días al estar en contacto estrecho con un positivo en Covid-19. La infanta Cristina, que pasó por Madrid antes de viajar a Vitoria, ya está en la capital vasca con sus hijos y la familia de su marido para aprovechar estos días junto al ex jugador de balonmano. Iñaki Urdangarin suele pasar las fiestas navideñas en su tierra junto a su madre, Claire Liebaert, una tradición que cumple a rajatabla desde que murió su padre.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin