Actualidad

Sonia Ferrer no concede la nulidad matrimonial a Marco Vricella para casarse con Cecilia Gómez: "Nos hacía ilusión que fuera por la Iglesia"

La relación entre Sonia Ferrer y su exmarido, Marco Vricella, es tan tensa que la presentadora se niega a concederle la nulidad matrimonial para que el cirujano italiano y padre de su hija Laura se case por la Iglesia con Cecilia Gómez. Informalia ya desveló este martes las condiciones de Sonia para firmar el documento y lo complicado que lo tenían los novios para obtenerla.

Ahora, el propio médico lo confirma en una exclusiva junto a su prometida en Hola. Ambos toman la palabra desde su ático de 400 metros cuadrados a las afueras de Madrid al que acaban de mudarse. Marco y Cecilia presumen de amor y anuncian la fecha de su boda, un enlace que llega después de tan solo seis meses de romance.

"Nos casamos el 26 de junio en castillo de Batres, que está a las afueras de Madrid, casi en el límite de Toledo. Todo ha ido muy rápido, porque nos conocimos el veinte de junio de 2020. Al mes siguiente, justo el 20 de julio, me pidió salir oficialmente", dice entre risas.

Los enamorados cuentan que será una boda "con flamenco" en la que Cecilia "bailará". Gómez ya tiene pensado cómo será el vestido que lucirá, pero prefiere no decir nada. "Quiero ser la novia que él quiere ver cuando me vea. Marco se va a hacer un traje de Hugo Boss especial para ese día", explica ella. También esperan que el Covid-19 no les arruine la celebración: "Confío en la vacuna ¡Rezo!", exclama el cirujano. "La boda se va a celebrar porque es nuestro compromiso", alega la bailarina.

La pandemia no es el único obstáculo para su enlace. Su principal preocupación es que Sonia no les concede, por el momento, la nulidad matrimonial, impidiendo así que puedan casarse por la Iglesia. Así lo cuenta Marco, que evita pronunciar su nombre: "Cuanto menos relación tengamos, perfecto. Te lo digo con toda la franqueza. Podría ser mejor, pero es lo que hay. Cuando nos comprometimos, pedí la nulidad matrimonial, porque nos hacía mucha ilusión casarnos por la Iglesia. La madre de Laura comentó que no iba a poner ningún problema ni pega porque ella no era creyente. Esto de cara al público, porque la realidad ha sido lo opuesto".

Preguntado sobre si Ferrer está poniendo trabas para la nulidad, Vricella afirma: "Efectivamente. Su postura hace imposible que nosotros nos casemos por la Iglesia. Lo haremos en un futuro, seguro. Cecilia y yo tenemos fe y creemos en la sacralidad de este vínculo", explica el médico. "El abogado nos ha dicho que no contemos con ello", alega Marco, a lo que Cecilia añade: "Por la otra parte, no hay predisposición. Eso sí, ambos dejan claro que "esto no incide en nuestra felicidad".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin