Actualidad

La alegría de Luis Enrique: su hija Sira se convierte en campeona de España de saltos en categoría juvenil

Luis Enrique tiene un nuevo motivo para sonreír. Su hija Sira, de 20 años, se convirtió este domingo en campeona de España de saltos en la categoría de jóvenes jinetes. El seleccionador español, que es su mayor fan, felicitó a la joven a través de Twitter, donde le dedicó un mensaje de enhorabuena.

"¡Enhorabuena Sira! ¡Campeona de España joven jinete 2020! ¡Enhorabuena también a su entrenador Paco Goyoaga!", escribió el entrenador asturiano, que acompañó sus palabras con varias fotos de la ganadora.

Con esta victoria, la joven ve recompensado su esfuerzo y sus sacrificios, ya que dejó Barcelona, donde vivía su familia, para instalarse en Bélgica, cuna de la hípica, hace algún tiempo. Así lo cuenta la propia Sira en un reportaje de Vanity Fair. En el mismo, también habla de cómo es su padre en la intimidad.

Sira: "Voy a vivir la vida. Por mí y por mi hermana"

"Tiene carácter, pero es muy familiar. Le encanta reunirnos a todos delante de la chimenea y jugar a las cartas, por ejemplo. Y viajar. En Navidad siempre nos vamos fuera", dice Sira, que asegura que en la mesa no se habla de fútbol: "Nunca hablamos sobre ello. Cuando nos sentamos a la mesa, cambiamos de tema".

También expresa sus sentimientos por la muerte de su hermana Xana, que falleció en agosto de 2019 a los 9 años: "Soy muy sensible, pero cuando tengo que ser fuerte también lo soy. Lo que he vivido con mi hermana me ha hecho ver la vida de otra manera. Antes me agobiaba ante el mínimo problema. Ahora me paro a pensar que hay que vivir y disfrutar de cada momento. No se sabe cuándo va a ser nuestro final. Intento sobrellevarlo bien y sacarle el lado positivo a todo", explica Sira, que se deshace en elogios hacia su madre: "Ella es superdulce y familiar, muy cariñosa y fuerte. ¡Es una madraza y lo da todo por sus hijos!".

Lea también - Luis Enrique vuelve al trabajo y recuerda a su hija un año después de su muerte

En su charla con el medio, cuenta cómo se enamoró del mundo de la hípica: "En verano íbamos a Gijón, la ciudad de mi padre. En los prados hay caballos sueltos. ¡Quería tocarlos! Siempre ha sido mi animal favorito". Sin embargo, no fue hasta los 13 años cuando sus padres le regalaron su primer poni. "Al principio no les gustaba este universo, no lo entendían. Fue un proceso. Ahora disfrutan y me apoyan, pero si no apruebo me puedo despedir de todo", bromea.

Sira compagina los caballos con sus estudios. Está en tercero de Administración y Dirección de Empresas, que cursa a distancia en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). "Me organizo bien. Mi asignatura favorita es Marketing. Los números me cuestan un poco más. De mayor me veo en mi finca, compitiendo y criando caballos", comenta.

Sira, con su novio Paco

Cuando no salta ni estudia le encanta "leer novelas románticas" y pasar tiempo con su novio, el jinete Paco Goyoaga, nieto de uno de los deportistas hípicos españoles más ilustres.

Para ella, montar en caballo es liberador. Así se le quitan todas las tristezas. "Sí, es mi refugio. Cuando estoy triste, me subo y me olvido de todo. Me concentro y es como si fuésemos uno. Lo bonito es entender a tu caballo porque suelen ser impredecibles", declara Sira, que lanza un lema de vida final: "Voy a vivir la vida. Por mí y por mi hermana".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin