Actualidad

La otra cita secreta de Esther Doña con su vecino cariñoso, hablando de besos en tardes de lluvia

Ser viuda y divertirse no está reñido con guardar el luto por el marido. Lo malo es cuando te excusas sin que nadie te lo haya pedido. Eso es lo que ha hecho Esther Doña después de posar para la revista Hola, diciendo que echaba mucho de menos a su difunto marido, Carlos Falcó, fallecido hace nueve meses por coronavirus, y salir el mismo día en Semana disfrutando de la noche madrileña junto a un amigo con el que sonríe y, sobre todo, se relaja.

Nada más ver las imágenes, Esther se apresuraba a desmentir que tenga novio, algo que la Semana no decía en ningún momento. Además, aseguraba que esa persona con la que aparece ni siquiera es su amigo, sino un vecino con el que había quedado. Pero Informalia tiene constancia de que no es la primera vez que Esther se cita con el vecino.

Así lo demuestran estas imágenes publicadas en su Instagram por la marquesa viuda. Lo primero que hay que destacar de ellas es que están tomadas el mismo día, en el mismo local y que en las dos está con Alberto, al que sus amigos llaman Tucho, un hombre de mediana edad, separado, sin pareja y padre de una niña.

Lea también: La noche flamenca de Esther Doña junto a un hombre que la agarra por la cintura y la lleva de la mano

En la primera, Esther posa junto a él, muy feliz y con la mano en su pierna, mostrando que hay entre ellos una gran confianza y complicidad. Y en la segunda imagen, en la que solo aparece ella con su perrita, es él quien retrata a su vecina. Pero lo que llama poderosamente la atención es la frase con la que Esther la acompaña, que citamos textualmente. "Como afirma Woody Allen: quien no ha sido besado en una de esas lluviosas tardes parisinas, nunca ha sido besado".

Desde luego no sabemos reconocer si la ubicación en la que encuentran es París, pero lo que sí está claro es que es una tarde lluviosa, como como se puede ver en las fotografías. ¿Se puso Esther filosófica y romántica o es que la besaron aquella tarde?

Lea también: Esther Doña se pone en evidencia al explicar que no tiene novio cuando nadie había dicho que lo tuviera

Si la marquesa viuda de Griñón volviese a enamorarse, no sólo estaría en su derecho, sino que vería cumplido el deseo de su marido. Al menos eso ha contado ella misma en Hola: "Soy una enamorada del amor, una persona que necesita tener pareja. Se han ido las dos personas más importantes de mi vida, pero se fueron dejándome una gran enseñanza: el amor por la vida", cuenta la modelo. "Carlos me decía: 'Cuando yo no esté te buscaré otra pareja. Soy tan feliz contigo que quiero que otro experimente lo que yo he experimentado contigo". Y parece que está en el camino. Por lo menos en el de disfrutar de la vida…

Este año ha sido especialmente duro para Esther Doña. El 20 de marzo tuvo que decirle adiós a su marido, víctima del Coronavirus. El marqués de Griñón enfermó y en apenas unas semanas falleció sin poder despedirse de sus más íntimos en plena pandemia. Tenía 83 años. Unos meses después, todavía en pleno duelo, Esther despedía a su padre, también de manera repentina, con sólo 69 años, catorce menos que el marqués. Por si esto fuera poco, ahora Esther tiene que lidiar con el testamento. Para ello debe ponerse de acuerdo con los hijos de Carlos Falcó para conseguir lo que él le dejó. "Estoy muy contenta con la decisión de mi marido. Me dejó como usufructuaria de todos sus bienes. Se están cumpliendo algunas de sus voluntades y estoy segura que así seguirá siendo".

En estas negociaciones, la marquesa viuda afirma que no hay conflictos y que prima la buena voluntad, pero lo cierto es que no hay una relación, ni siquiera, cordial entre ellos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin