Actualidad

La envidiable forma física de Isabel II a sus 94 años: los hábitos de salud que sigue para estar así de bien

A sus 94 años, Isabel II resiste al paso del tiempo de forma envidiable. En el Reino Unido han analizado cada uno de los hábitos saludables que lleva a cabo para estar así de estupenda. Cabe recordar que es la monarca más longeva de la historia con 68 años de reinado a sus espaldas y que "en las próximas semanas" será vacunada contra el Covid-19.

En el libro Larga vida a la Reina: 23 reglas para vivir como la monarca reinante más longeva de Gran Bretaña, que se ha publicado recientemente, el escritor Bryan Kozlowski disemina algunos de los aspectos que más interés generan en torno a la soberana.

"Mucha gente tiende a pensar que la longevidad requiere una rutina de ejercicios físicos muy rigurosa", asegura el mismo en una entrevista concedida al New York Post. Sostiene que la abuela de Guillermo de Inglaterra y el príncipe Harry aboga más por el "ejercicio sensato". Sigue montando a caballo y caminando con sus perros, como hace desde que era joven. "Los estudios dicen que el tipo de ejercicios que se consiguen mantener son aquellos que a uno le causan placer", expresa con contundencia el autor.

Lea tambiénGuillermo de Inglaterra y Kate Middleton se reúnen con la reina Isabel al acabar su gira en tren

También cuida minuciosamente su alimentación con comidas sencillas y sanas. No obstante, no deja sus caprichos a un lado. El cóctel de ginebra por la mañana, su habitual vaso de vino a la hora de comer y el trago de champán por la noche son imprescindibles. También la pequeña porción de tarta en el té de la tarde y los sandwiches de la merienda.

La reina también entrena el cerebro todos los días, algo que sin duda ayuda a su forma física: "Uno de sus pasatiempos favoritos es sacarle ventaja a los primeros ministros durante sus breves reuniones en el palacio de Buckingham mencionando una determinada política o asunto constitucional del que no saben nada", señala.

Lea tambiénIsabel II pierde a su fiel defensora tras la escandalosa revuelta en Sandringham

Emocionalmente, además, trata de mantenerse firme: "La reina proviene de una cultura de la dignidad en la que todos se hacían responsables de sus propias emociones", por lo que es capaz de torear muy bien al estrés: "La buena disposición a adaptarse que tiene elimina el estrés que produce la resistencia a los cambios", sentencia.

La reina Isabel y su marido, el duque de Edimburgo, pasarán estas Navidades en el Castillo de Windsor, donde se protegen del azote de la pandemia. Desde que estallara el Covid-19, la reina ha pasado la mayoría del tiempo recluida a cal y canto allí. Tan solo se desplazó a Balmoral en verano con su marido. Con el príncipe Guillermo reapareció a mediados de octubre para inaugurar el Laboratorio de Tecnología y Ciencia de Defensa en Porton Down.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin