Actualidad

Sanginés-Krause, el multimillonario amigo de don Juan Carlos, admite haberle hecho regalos, pero no transferencias

El empresario multimillonario Allen Sanginés-Krause ha admitido haberle hecho regalos puntuales al rey Juan Carlos, pero ha negado transferirle grandes sumas de dinero. Este poderoso mexicano, con castillo en el Reino Unido, está siendo interrogado por la Fiscalía Anticorrupción en una de las líneas de investigación que afectan al rey emérito y que también salpican a la reina Sofía y varios de sus nietos. Unas irregularidades que el emérito pretende subsanar, según las informaciones que trascendieron este domingo.

Lea también - Don Juan Carlos y doña Sofía: así es el millonario mexicano implicado en la investigación de las tarjetas Royal Black

Según recoge TVE, el propio empresario les ha reconocido que envió hasta 270.000 euros al coronel Nicolás Murga Mendoza, amigo del rey Juan Carlos, entre 2017 y 2018. El dinero se traspasó en cuatro transferencias de 50.000 euros, otra de 40.000 y una última de 30.000 euros. Las transferencias procedían de cuentas de un banco irlandés y fueron a parar a una del español Ibercaja.

El mexicano ha asegurado a TVE que este dinero estaba destinado a la compra, el cuidado y el mantenimiento diario de una yegua, de la que hizo uso su nieta Victoria Federica. No obstante, Anticorrupción sostiene que menos de una quinta parte de esa cantidad se empleó para tal fin.

Lea tambiénDon Juan Carlos quiere regresar a España pero su hijo, Felipe VI, y Pedro Sánchez se niegan

El empresario también ha reconocido que le pagó más de 100.000 euros al padre de Felipe VI en viajes por su profunda amistad y admiración. Esta misma versión dio el mexicano en su declaración voluntaria a la Fiscalía Anticorrupción. Pagos que se produjeron entre 2017 y 2018 a Viajes El Corte Inglés.

Amante mallorquina

Casualmente, la esposa este empresario, Lorena, es una de las amigas íntimas de Marta Gayá, la mujer mallorquina que es, con permiso de doña Sofía y Corinna, el amor más duradero y verdadero del emérito. En 2017 causó un gran revuelo cuando se filtró que el padre de Felipe VI y la socialité estaban en el castillo irlandés de Killua, propiedad de Allen, que los invitó a la inauguración de un espacio artístico.

Sanginés-Krause, de doble nacionalidad mexicana y británica, se convirtió con el paso del tiempo en uno de los mayores consejeros del emérito y mantienen una amistad muy estrecha, que retomaron con más intensidad a partir de 2017 tras años de mayor distanciamiento. De hecho, "fue uno de los primeros que alertó a Juan Carlos I sobre el peligro que suponía Corinna en su vida", tal y como recoge Ana Romero en El rey ante el espejo.

Lea también - Juan Carlos les da el Día de la Constitución a los Reyes: presenta una declaración para regularizar su situación fiscal

El todopoderoso empresario tiene 61 años y vive en Londres junto a su esposa. Fruto de su amor nacieron tres hijos: Alexandra, Sarah y Klaus. Está plenamente volcado en el trabajo. En la actualidad, es presidente del Consejo de la Escuela de Arte y Ciencias de la Universidad de Harvard y miembro del Instituto Real de Asuntos Internacionales británico y de la junta de Palacios Históricos Reales.

También forma parte de los Consejos de Administración de varios fondos de inversión - entre los que se encuentran Balam Fund I o RLD. Además, en su patrimonio cuenta con incontables propiedades entre Madrid, México y la propia ciudad de Londres.

De su faceta más personal se conoce que es amante de los caballos, el arte y la arquitectura. "Es un hombre superculto. Coleccionista de arte y experto en antigüedades. Suele acudir a las ferias de arte más importantes, tipo Art Basel. También es un apasionado de los caballos", dice a Vanity Fair una fuente cercana a él.

"Es un hombre un poco excéntrico y muy sibarita ?continúa nuestra fuente?. Aunque tenía un piso en el barrio de Salamanca, cuando venía a Madrid se quedaba en el Villa Magna. Y cuando trabajaba en México DF, en el Four Seasons", manifiesta esta persona cercana.

Según publicó El Confidencial a comienzos de noviembre, el nombre de Allen Sanginés-Krause habría aparecido en los Paradise Papers de 2017. Tres años después se ha vuelto a convertir en noticia por la investigación que la Fiscalía de Anticorrupción ha abierto a don Juan Carlos, la reina Sofía y algunos de sus nietos por el uso de unas tarjetas de crédito opacas. Parte de los gastos podrían haber sido abonados, presuntamente, por este empresario mexicano.

Los movimientos de estas tarjetas, cuyos fondos proceden del extranjero, son posteriores a la abdicación del rey Juan Carlos: corresponden a los años 2016, 2017 y 2018. Felipe VI y la reina Letizia no están involucrados.

El nombre de los nietos salpicados no ha trascendido. Pero solo pueden ser Froilán Marichalar Borbón, hijo de la infanta Elena; su hermana Victoria Federica; o cualquiera de los cuatro hijos fruto del matrimonio de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin; ya que la princesa de Asturias y su hermana, la infanta Sofía, no aparecen en la investigación y están descartadas como usuarias de las tarjetas black investigadas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin