Actualidad

Tamara Falcó habla de su novio cañón: "Los amigos hablan de campanas de boda"

Tamara Falcó vive un momento pletórico junto a su novio cañón, el diseñador de coches de 31 años Iñigo Onieva. La hija de Isabel Preysler habló por primera vez de él este miércoles, mostrándose muy ilusionada en esta nueva etapa de su vida. También pidió disculpas por infringir las normas del Covid-19 recientemente.

La nueva marquesa de Griñón dio detalles acerca de su tortolito en El Hormiguero, programa en el que colabora semanalmente y en el que se mueve como pez en el agua.

Desveló que comenzaron su relación hace un par de meses: "Llevamos desde septiembre y ya me han empezado a poner los amigos en el chat que suenan campanas de boda para diciembre. Y yo: '¡Un poco de estrés! ¡Es un poco estresante el tema!'". 

Lea también - La suegra de Tamara Falcó le hace la competencia a Isabel Preysler: Carolina Molas

Precisamente con él incumplió las normas del coronavirus hace unos días. Los dos cenaron en un restaurante del exclusivo barrio de La Moraleja. Se trata de una zona confinada por el Covid-19 a la que solo se puede entrar y salir por motivos esenciales. Además, no abandonaron el local antes de las doce de la noche, tal y como deben hacer por el toque de queda impuesto en la capital.

"De verdad, quiero pedir públicamente perdón porque es verdad que el martes fui a un restaurante de La Moraleja. En el restaurante me preguntaron de dónde venía. Dije: 'De Madrid'. Había un montón de prensa allí captando el momento… y eso fatal". Trató de justificarse como buenamente pudo: "La verdad es que no te enteras de los sitios que están confinados". Con el amor se le va el santo al cielo. "Ahora estoy empezando una relación y parece un poco agobiante el tema", apostilló.

Lea también - Tamara Falcó confirma que está muy ilusionada con Iñigo Onieva: "Estoy muy contenta"

La hija de Carlos Falcó vivió un momento realmente angustioso y no supo reaccionar como tocaba: "Está mal no haberme enterado de las noticias y haberme ido a La Moraleja. También está fatal lo que hice. Fui a la cena de un amigo y me estaba esperando un montón de prensa. Me estaba esperando la prensa. Entonces pensé que era el toque de queda: 'Se tienen que ir'. Lo retrasé a propósito. Abrí la puerta para salir y estaban todos. ¡Y entonces se lio allí una!", expresó ante las atónitas miradas de sus compañeros Cristina Pardo, Nuria Roca y Juan de Val.

Cabe recordar que no es la única vez que se salta las restricciones. Sin ir más lejos, este fin de semana acudió a una fiesta en la que se reunieron más de 10 personas en una casa. Entre todas ellas también se encontraba su nuevo amor, tal y como recogió Europa Press

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments