Actualidad

María del Monte, Diego Gómez y Julián Muñoz, ¿los próximos en desenmascarar a Isabel Pantoja?

El culebrón Pantoja está dando para tanto que Telecinco no está dispuesta a dejar escapar a su gallina de los huevos de oro. De hecho, Sálvame ha dejado de lado las vidas de sus propios colaboradores para apostar por la trama Pantoja como único tema a tratar en sus cinco horas de emisión. Como dato, tanto El Programa de Ana Rosa como Sálvame han hecho máximos de audiencia estos días.

Lea tambiénEl misterioso viaje de Isabel Pantoja a Venezuela para hacerse con la fortuna de Paquirri en América

Por eso, para el próximo viernes Mediaset ya se ha planteado una tercera entrega de Cantora, la herencia envenenada, cuya primera entrega pulverizó los audímetros (31,6 de share). La segunda se situó por encima de la media de la cadena (26%). Y esto frente a las finales de La Voz, haciéndose con el prime time de los viernes: el espacio que presenta Eva González fue destrozado por su propio cuñado.

El éxito de los programas dedicados a los Pantoja ha hecho que un sinfín de periodistas y personas cercanas, tanto a Isabel Pantoja como a Paquirri, sigan al hijo de ambos, Kiko Rivera, que fue quien dio el pistoletazo de salida asegurando que su madre le ha "robado su herencia" y era "mala persona". También a sus hermanos, Fran y Cayetano forman parte del circo.

Después aparecieron los Rivera; su sobrino, José Antonio, que ha encontrado un hueco en Sálvame y su madre, Teresa; el Soro, su amigo y compañero en aquel cartel maldito de Pozoblanco; el chófer del torero, las exempleadas de Pantoja hablando de fajos de dinero escondidos, y hasta el dueño del hotel en el que se hospedó Paquirri el día antes de su muerte en Pozoblanco.

Tentados para hablar

Pero todavía quedan personas del círculo más cercano por hablar. Personas que han vivido muy de cerca e incluso convivido con la tonadillera. Según ha podido saber Informalia, los últimos tentados para hablar de sus vivencias con los protagonistas han sido Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella y novio de la mujer de la tonadillera durante sus años más convulsos; Diego Gómez, el hombre que más la cuidó durante los años que salieron juntos, y María del Monte, con la que la Pantoja tuvo una bonita relación de amistad.

Ninguno de los tres ha cerrado su silla, pero lo cierto es que el que más suena que lo haga sea Julián. El ex edil corrupto de Marbella intervino hace unos días en Telemadrid y allí se despachó a gusto contra la que fue durante unos años el amor de su vida. "Las cosas de Paquirri siguen en su habitación, nunca fueron robadas. Yo entré allí y vi el traje que llevaba cuando murió, una muleta, un par de banderillas, un estoque", afirmó. Y después la remató cuestionando su papel con Kiko: "Ejercía más de diva que de madre".

Lea tambiénKiko Rivera visita el Colegio Notarial de Sevilla tras el ultimátum a su madre, Isabel Pantoja

Diego pocas veces ha hablado de la que fue su compañera de vida durante cuatro años. Y cuando lo ha hecho sólo ha tenido buenas palabras: "Isabel dista mucho del personaje que han creado, pero jamás volvería con ella porque los años que estuvimos juntos fueron muy intensos. Una persona como ella requiere una gran exigencia y de alguna forma te ves obligado a centrarte en su vida y descuidar la tuya", dijo en una de sus entrevistas. ¿Pero qué contaría ahora? Cambiaría su historia. Muchos aseguran que nunca se sintió bien querido y que de aquella historia solo guarda un buen recuerdo de Kiko…

La que sin duda es el hueso más duro para la cadena, por mucho dinero que le pongan sobre la mesa, es María del Monte. La cantante nunca ha querido hablar de Isabel Pantoja ni decir por qué rompió su relación de amistad con su buena amiga, pero desde que 'rompieron' jamás han vuelto a verse. Ni siquiera en el programa de Bertín Osborne María quiso ahondar en el asunto. Isabel es agua pasada y ese agua no se mueve…

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin