Actualidad

Toñi Moreno sufrió "dos abortos" antes de convertirse en madre: el testimonio más duro de la presentadora

Toñi Moreno concedió este fin de semana una de sus entrevistas más emotivas. La presentadora, que se encuentra inmersa en la promoción de su nuevo libro sobre maternidad, recordó que antes de tener a la pequeña Lola sufrió dos abortos. Su camino hasta convertirse en madre no fue nada fácil.

"Antes de tener a Lola tuve dos abortos y yo no lo viví nunca como una tragedia, lo viví como un camino a: 'esto es que me puedo quedar, lo voy a seguir intentando'. Me puse un límite y ya dije hasta aquí y si no pues nada, feliz de la vida", desvela en su libro, Madre después de los 40. La verdad del cuento.

En el último Sábado Deluxe habló de este trágico episodio: "He sufrido mucho para quedarme embarazada, lo intenté muchas veces... Tuve dos abortos que los cuento en el libro, pero sabía que podrían formar parte del proceso. En esta segunda etapa estaba trabajando y feliz y me dije lo voy a intentar por última vez y si me quedo estupendo. Pero mi felicidad no dependía de ser madre".

Lea también - Toñi Moreno, víctima de la crisis económica: toma una complicada decisión para reducir gastos

Por todo ello, el proceso hasta quedarse embarazada y los propios meses de embarazo no fueron fáciles para ella: "No puedo decir que disfruté de mi embarazo, lo pasé regular. Cuando llegó el momento del parto, yo tenía tantas ganas de que acaba aquello, entonces mi objetivo era parir y yo que soy una persona que tiene miedo al dolor físico, pero fui tan contenta porque yo lo que quería era que acabara aquello", recordó.

Tras nacer Lola también pasó meses complicados. No solo por las dificultades de convertirse en madre soltera, sino también por las transformaciones que sufrió su cuerpo. Afortunadamente terminó recuperándose anímica y psicológicamente.

Lea también - Toñi Moreno anuncia su nuevo proyecto laboral y cuenta su experiencia como madre soltera: "Es más duro de lo que pensaba"

"No sé por qué no se habla de la depresión postparto con más naturalidad... Yo sí la tuve. Tu cuerpo ha cambiado, no te reconoces, hormonalmente tu cuerpo es una feria, solo tienes ganas de llorar... Para mí fue muy dura la primera semana, no podía parar de llorar hasta que me dijo mi ginecóloga esto es hormonal es normal, dormí cuatro noches todas mis horas y me recuperé", añadió. 

Además, las complicaciones se le juntaron con los meses de confinamiento por coronavirus. Recibió la ayuda de una empleada que contrató para cuidar a la pequeña cuando ella no pudiese: "Cuando nos confinaron, la niña tenía un mes y medio, yo acababa de conocer a una chica de Nicaragua que le había hecho una entrevista de trabajo y le dije: 'Bueno, pues de prueba, te vienes y en los momentos en los que yo esté trabajando, te quedas con mi niña'".

Elisa además tiene un niño de siete años, por lo que Toñi pasó el confinamiento enteramente con ella y el pequeño en su antigua casa de Pozuelo de Alarcón. Al final se han convertido en una bonita familia: "Le dije 'O dentro, o fuera porque no puedes estar entrando y saliendo' y me dijo ella: 'hombre, yo me vengo a vivir contigo, pero yo tengo un niño de siete años". En un piso de 80 metros, Elisa, su niño, la niña y yo. Sin poder salir, hemos estado viviendo juntas nueve meses porque al final nadie se iba, ya somos familia", sentenció.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin