elEconomista.es

Por qué Isabel Pantoja se arrastra ante el mismo Paolo Vasile que paga a su hijo para que la insulte


Isabel Pantoja no le entra en la cabeza que la empresa que le paga sea la misma que se ensaña con ella. Mediaset, personificada en Paolo Vasile, convierte a la madre de Kiko Rivera en un juguete roto con el que se ceban todos los programas corazoneros de sus cadenas. Una cosa es la escandalosa entrevista de Mila Ximénez a Kiko en Lecturas y otra que Telecinco, su propia cadena, la humille. 

La situación es tan humillante para la trianera que, además de soportar que lleven a su propio hijo a que la llame "mala persona" y hasta ladrona, tiene que mendigarle al consejero delegado del grupo las campanadas de fin de año. 

Lea también: Salen a la luz unos audios de Isabel Pantoja hablando de Kiko Rivera e Irene Rosales: ¿tan mala como la pinta el DJ?

Recordemos que ni vendiendo su ático de Fuengirola de 258 metros cuadrados en casi un millón de euros conseguiría Isabel Pantoja hacer frente a los 4 millones de sus deudas con Hacienda que se le vienen encima en 2021 y que, como ya adelantamos en Informalia, pueden llevarla a perderlo todo y quedarse en la ruina. Vive agobiada por las deudas, hundida por su propio hijo, ninguneada y humillada por antiguos amigos, rota de dolor ante un futuro incierto, aterrorizada de que nuevas denuncias puedan devolverla a prisión... Isabel Pantoja tal vez podía esperar al menos la misericordia de la única mano que le produce unos ingresos con los que pagar las multas de Hacienda, una parte queremos decir, porque  todavía debe al fisco alrededor de cuatro millones de euros.

Lea también: Las frases pactadas de Kiko Rivera contra Pantoja: "Mamá deja de vivir en tu puto mundo de mierda"

La pandemia impide que se desplace fuera de la zona gaditana de Medina Sidonia, a la que pertenece la finca Cantora, y también se han caído los escasos contratos que tenía firmados para cantar en dos o tres ciudades españolas. Sus años de gran artista han pasado a mejor vida, nadie quiere contratar a una contante tan denostada por su propio hijo y por la mayoría de medios de comunicación. Cotiza a la baja y, como ya adelantábamos elpasado 12 de noviembre y más tarde ha aparecido en alguna revista, se ha ofrecido a Telecinco para dar las Campanadas del próximo fin de año. En la cadena están estudiando esa posibilidad, pero si consideran que es viable se encuentran con dos grandes problemas: uno, que Isabel pide el oro y el moro por despedir el 2020 en directo, y el otro, porque en la competencia más directa, en TVE, estarán compartiendo las uvas con todos los españoles dos mujeres extraordinarias, Ana Obregon y Anne Igartiburu.

Lea también: Telecinco quema en la hoguera a Isabel Pantoja con la ayuda de su hijo, Kiko Rivera

Conseguir que la Obregon abandone su retiro moral tras la muerte de su hijo y haga su primera aparición televisiva en el canal estatal es un puntazo. Además, Ana ha quitado protagonismo esta semana a Isabel, al robarle la portada del Hola, cuando muchos pensaban que iba a ocuparla la Pantoja. Visto lo visto, Vasile se ríe de las pretensiones de su subordinada. O traga por un precio más bajo o no hay campanadas by Pantoja.

Lea también: El llanto de Fran Rivera en la llamada a su hermano Kiko Rivera emociona a España

Todo indica que, después de usarla como muñeco en Supervivientes y Idol Kids, y ahora destrozarla usando a su propio hijo y en su propia cadena, Paolo Vasileejecutará, salvo que Pantoja se arrodille y se baje el sueldo hasta los tobillos, una ruptura entre Telecinco y la tonadillera. Toda la artillería contra Pantoja ha comenzado a dispararse sin piedad una vez que ella se negara a prorrogar el contrato con Mediaset en las condiciones que le imponía en CEO italiano del grupo de comunicación. 

La cantante, que permanece encerrada en Cantora, está desolada y con miedo a que el Covid-19 afecte a personas de riesgo en su entorno. Pero sobre todo está machacadas porque su hijo se ha aliado con sus peores enemigos: los Rivera Ordóñez, los Korpas, y Mediaset. La relación laboral entre Isabel Pantoja y Telecinco ha terminado tras vencerse el contrato millonario de dos años que le unía desde 2019, cuando participó en Supervivientes. Y no se ha renovado porque ninguna de las partes implicadas ha querido prorrogar.

Pero la cantante tiene que aguantar que la machaquen desde su cadena y luego acudir a la misma televisión que la humilla y sonreír ante las cámaras: sigue ligada a Telecinco y su contrato permanece en vigor hasta que se emita la última gala de Idol Kids, programa que ya está grabado en su totalidad y en el que la artista participa como miembro del jurado.

Lea también: Isabel Pantoja, Paolo Vasile y los centenares de miles de euros que hay en juego

Y ahí acabará su relación contractual con Telecinco salvo que firmen las campanadas. Mediaset no quiere asumir de nuevo este acuerdo porque el contrato de dos millones de euros que unió a la cantante con la cadena incluía cláusulas que a Mediaset poder colocarla en determinados programas de su parrilla. O sea que todo lo que está ocurriendo contra ella pasa porque se ha abierto la veda: es la presión de Vasile  porque la cantante no se presta a todo lo que le propone la cadena y veta las propuestas que le ponen sobre la mesa. En esas condiciones y dado lo costoso del personaje, la Pantoja ya no es rentable. Por eso la destrozan: aprovechemos lo que queda de ella, quemémosla y hagamos caja. Y vaya si la están haciendo. La audiencia del primer especial de Cantora fue de cerca del 33% y la de este último viernes ha llegado al 26%, dejando a La Voz de Eva González a la altura del betún con un 15%. 

Pero Pantoja funciona como diana de insultos y humillaciones, no como estrella de la cadena. En estos dos años de contrato la madre de Kiko Rivera solo ha participado en un reality (Supervivientes) y ha sido incluida como jurado en el talent Idol Kids. Poca tarta para un precio de 2 millones de euros. Mediaset no encuentra la rentabilidad.

Detrás de este desencuentro entre Pantoja y Vasile,que no han llegado a un acuerdo, está la explicación de que la cadena para la que aún trabaja ella esté machacándole la vida, como demuestra la guerra encarnizada en su contra y, con un escarnio público, del que se nutren a diario programas como El programa de Ana Rosa, Ya es Mediodía, Sálvame, Deluxe, Socialité, Viva la vida y por supuesto los dos especiales sobre Cantora y la herencia de Paquirri. 

Queda claro que Mediaset ha decidido rentabilizar, aunque sea a posteriori, los dos millones que pagaron a la cantante, obligándola a aguantar declaraciones terribles de su propio hijo, al que han pagado y muy bien para que dispare a su madre con grandes titulares, polémica abundante y unos estupendos datos de audiencia gracias a los cuales Telecinco amortia el gato que le supuso contratar a Pantoja.







Comentarios 4

#1
21-11-2020 / 16:05
Puntuación 8   A Favor   En Contra

Jajajaja.... Que la Pantoja no entiende como Vasile le puede hacer algo así?. Pues es fácil, porque a ambos solo les mueve el dinero y también ambos carecen de escrúpulos..... Así de simple!!!!

#2
21-11-2020 / 16:15
Puntuación 5   A Favor   En Contra

Estos 2 personajes formarían una buena pareja, cero empatia, cero escrúpulos y ansia desmesurada por la pasta..... La ética y la moral no la deben de practicar demasiado.

#3
21-11-2020 / 18:37
Puntuación 6   A Favor   En Contra

DAME PAN Y LLÁMAME PERRO..... VERDAD ISABEL?. SE ARRASTRÓ CON JORGE JAVIER TAL Y COMO LA PUSO, CON LO CUAL, DESPUÉS DE AQUELLO SE COMPROBÓ QUE ENTRE DIGNIDAD Y DINERO, ELLA SIEMPRE LO SEGUNDO!

#4
22-11-2020 / 11:33
Darjibo
Puntuación 3   A Favor   En Contra

"Telecinco amortia el gato"

"Supervivientes y Idol Kids"

"Vasileejecutará"

Eso por no hablar de la redacción, la sintáxis y otros errores de bulto.

¿Alguien lee antes de publicar?


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.