elEconomista.es

Kiko Rivera quiso ser cura y su madre se lo quitó de la cabeza

20/11/2020 - 13:44

La fe y el culto a la religión son inquebrantables en la familia Pantoja, tanto que Kiko Rivera, animado por el padre Rayo, su confesor en el colegio San Patricio, planteó a su madre su intención de entrar en el seminario para convertirse en sacerdote.

Nunca estuvo Paquirrín mas cerca de Dios, ya se veía con la inmaculada sotana, al estilo de la de Rayo, pero Isabel Pantoja, que ya intuía las ansias juerguistas de su pequeño del alma, le quitó la idea de la cabeza. Eso sí, estaba dispuesta a respetar el sentimiento profundo de su vástago si, finalmente, se empecinaba en unir su destino con el Altísimo.

Quizá se dio cuenta de que ese sentimiento religioso de su hijo no era tan intenso al descubrirle besando apasionadamente a su novieta de turno en un desfile de Semana Santa, un gracioso usuario llegó a lanzar en Twitter un mensaje tan significativo como este: "Paquirrín consigue que la imagen de la Virgen se escandalice y fije su mirada en los besuqueos del hijo de Isabel Pantoja en medio de la procesión". Mala leche a raudales.

Eran otros tiempos, el padre Rayo, el ídolo de la adolescencia de Kiko, entraba en el baúl de los recuerdos para dar paso a los DJs de moda. David Guetta y DJ Nano partían el bacalao en la nueva vida del hijo menor de Francisco Rivera Paquirri.

Lea también - Isabel Pantoja podría sufrir la enfermedad de la crematomanía: te contamos en qué consiste

La verdad es que el aprendiz de Travolta, como monaguillo, no tenía precio, pero no le veo dirigiendo al coro de la Iglesia de su pueblo. Más bien, pareciéndose al controvertido sacerdote de la serie La que se avecina. Ahí si que daría mucho más juego.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.