elEconomista.es

La reina Letizia vuelve a enseñar rodilla después de dos años ocultándolas


La reina Letizia Letizia se ha dejado ver solo con faldas largas o pantalones, incluso en verano, tapando siempre las extremidades inferiores. De hecho, la última vez que mostró las rodillas fue en mayo de 2018, hace más de dos años. Pero este miércoles acudió a entrega del Premio de Periodismo Francisco Cerecedo y rompió su propia norma. Acompañada por Felipe VI, la consorte  desempolvó un Armani de su fondo de armario. Cabe recordar que para esta cita, siempre se decanta por sus conjuntos más atrevidos.

La madre de la heredera estrenó este vestido italiano hace dos años, en el concierto previo a los Premios Princesa de Asturias. Causó sensación no solo por este arriesgado diseño, sino también por romper la tradición de no vestir un Felipe Varela para este acto.

Lea tambiénFelipe VI y doña Letizia acuden de forma discreta a la misa funeral de su gran amigo Jaime Carvajal

Se trata de un vestido de cuello caja y manga francesa que le queda por encima de las rodillas. Cuenta con un original volante vertical que va desde la cintura a la falda. Lo que más llama la atención del atuendo es la abertura que tiene al lateral, gracias a la que enseña parte del muslo derecho cuando camina. Es lo más atrevido del vestido, por lo que es idóneo para este acto, en el que cada año Letizia sacar a relucir sus apuestas más arriesgadas.

Lea también - Letizia se apunta al efecto sin sujetador y las redes se lo toman muy a pecho: "El emérito se ha llevado de Zarzuela hasta la ropa interior"

La reina tampoco estrenó complementos. Este miércoles acompañó el Armani con una cartera negra de Bottega Veneta y unos salones del mismo color de Manolo Blahnik. En cuanto a las joyas, llevó sus pendientes de aros con brillantes, que ya lució en este mismo acto hace dos años, y su inseparable anillo de Karen Hallam. 

Los vestidos de Letizia

Es una de las citas más esperadas por los que ansían ver a Letizia con sus looks más arriesgados y menos 'royals'. En 2019 sorprendió con un un vestido midi de Dries Van Noten con abertura en la pierna y en 2018 un diseño midi de Carolina Herrera, una de sus firmas fetiche, con atrevido escote. 

En 2017 se decantó por el atuendo más sensual hasta la fecha, un diseño blanco y negro con volantes de Teresa Helbig muy corto, que se convirtió en viral; y en 2016 despertó sensación con un top cuero de Uterqüe, que le daba un estilo muy 'cañero'. 

Años atrás ha apostado por otras firmas como su preciado Felipe Varela u otras de sus marcas de cabecera, como Hugo Boss. También se decantó por darle visibilidad a otras firmas como SIU Fashion, Armand Basi o Devota & Lomba. A continuación recordamos algunos de los vestidos más destacados que ha lucido. 

De Felipe Varela en 2015

De Hugo Boss en 2013

De SIU Fashion en 2012

De Armand Basi en 2010

De Devota & Lomba en 2009







Comentarios 2

#1
21-11-2020 / 12:07
ASESINAS
Puntuación 2   A Favor   En Contra

CUANDO LAS ABORTADORAS SE DESPATARRAN PARA QUE ASESINEN AL HIJO QUE LLEVAN DENTRO ENSEÑAN HASTA LAS INGLES

#2
25-11-2020 / 09:59
eremuñoz
Puntuación 0   A Favor   En Contra

igualita que presentadoras del telediario mucho vestido de vieja y traje marimacho.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.