elEconomista.es

Kiko Rivera descubrió el 2 de agosto la habitación secreta de su madre con los 'cadáveres' de Barba Azul: las pertenencias de su padre muerto

14/11/2020 - 13:13

Cuando, al morir Francisco Rivera Paquirri, en 1984, sus hijos Francisco y Cayetano reclamaron a Isabel Pantoja las pertenencias que su padre les dejó, la tonadillera denunció un robo que, en opinión de la familia del torero de Zahara de los Atunes, la tonadillera se había sacado de la manga. A tenor de lo desvelado por Kiko Rivera, es más verosímil que aquel robo nunca ocurriera en realidad. 

El día que Kiko descubrió las pertenencias de Paquirri ocultas en una habitación secreta, casi siempre cerrada hasta el 2 de agosto de este año, debió ser como si se le apareciera su padre. Kiko había entrado a veces en esa habitación, pero no había visto nada de eso. 

Isabel ha sido acusada de mentir a su "pequeño del alma", a los Rivera y a todos los que cuestionan el destino de los trajes de torear, las medallas, capotes, espadas, trajes cortos, monteras, efectos más personales, relojes...

Lea también: Kiko Rivera destruye a su tío Agustín Pantoja: "Mantenido, amargado, infeliz porque debería aceptarse como es"

Se destapó el engaño el mismo día del último cumpleaños de la artista, el pasado 2 de agosto, cuando el Dj descubrió que una misteriosa habitación que siempre permanecía cerrada. Lo que pasó aquel 2 de agosto recuerda a aquel terrorífico cuento del pirata Barba Azul, adaptado por Charles Perrault en 1695 que contaba la historia de un hombre varias veces casado y viudo, cuando su mujer descubre que oculta en una habitación prohibida los cadáveres de sus anteriores esposas.

Pero este último 2 de agosto, cuando fue a ver a su madre con motivo de su 64 cumpleaños, por alguna razón, la puerta de la habitación prohibida se encontraba abierta. Kiko, como un niño curioso, al asomarse, vio los cadáveres de las mujeres de Barba Azul: las pertenencias de su padre, muerto 36 años atrás, todo lo que su madre le había jurado mil veces que fue sustraído por una banda de delincuentes. Todo eso en realidad no se movió nunca de la finca. Ni según él existió tal robo ni Pantoja fue honesta con Kiko y sus dos hermanos paternos.

El padre de Paquirri, abuelo de Kiko, con su hija Teresa Rivera

La tía de Kiko, Teresa Rivera, la hermana de Paquirri, todavía recuerda con amargura la tarde en la que su cuñada Isabel Pantoja llamó al hermanisimo Agustin, y el tito Agustín se jactó descaradamente de que el reloj de oro que él llevaba en la muñeca era el favorito de Francisco Rivera que, dicen las malas lenguas, detestaba a los Pantoja, hasta el punto de pasársele por la cabeza iniciar un proceso de divorcio con su mujer. Dicen que la muerte lo impidió, pero el tema quedó latente entre los pocos que aseguran conocían sus intenciones.

Tras desvelar Kiko que las pertenencias siguen en la finca, no es descartable que la Justicia actúe en consecuencia. Y que los hermanos Rivera recuperen lo que el testamento de su padre presuntamente demuestra que es para ellos y no para su viuda. Para ellos y para su propio hijo salido de sus entrañas, la ambición de Isabel supera, y mucho, los últimos deseos de quien ella denominó en su canción más popular, Marinero de luces.







Comentarios 1

#1
16-11-2020 / 11:32
das
Puntuación 0   A Favor   En Contra

pantoja=gitanos