elEconomista.es

El consuelo de Trump tras su dura derrota: así es el complejo turístico que alquila en el Caribe por 50.000 euros a la semana

12/11/2020 - 12:56

Donald Trump fue derrotado por Joe Biden en las elecciones y, muy a su pesar, ya prepara su mudanza de la Casa Blanca. Desde que se confirmó su fracaso electoral, muchos son los que hacen apuestas sobre dónde vivirá ahora el magnate americano y su familia. No son pocos los lugares en los que puede comenzar su nueva etapa alejado del poder. Y es que tiene mansiones en Manhattan, Florida y otros lugares de Estados Unidos. También es propietario de un impresionante complejo turístico en el Caribe, concretamente, en la playa de Plum Bay, una de las más conocidas del mundo.

Bajo el nombre de Le Chateu Des Palmiers, se erige una enorme finca ubicada en un enclave privado frente al mar. Este terreno, diseñado en el año 2000 por un arquitecto francés e inspirada en las lujosas residencias del sur de Francia, fue adquirido por Trump en 2013. Donald trató de venderla hace unos años, poco después de convertirse en presidente de EEUU.

Lea también - El acuerdo prenupcial de Melania y Donald Trump, analizado con lupa: ¿qué pasará con ella si se divorcian?

El complejo turístico se compone de dos villas y se alquila entre 35.000 dólares (29.800 euros) y 60.000 dólares (51.000 euros) a la semana. El precio varía dependiendo del número de huéspedes y la fecha en la que se alquile. La primera villa, junto al mar, tiene seis dormitorios, incluyendo una suite principal de dos plantas, seis baños, una cocina, una sala de estar, un amplio comedor y otro al aire libre. En lo que respecta a la segunda, cuenta cuatro habitaciones y los mismos baños, una sala de estar, un comedor y una gran terraza.

El complejo tiene todo tipo de lujos. Desde . La piscina climatizada hasta acceso directo a la playa pasando por un bar al aire libre. Además, hay una pista de tenis, una mesa de ping-pong, campo de golf y gimnasio. Por si fuera poco, dispone de spa y un chef privado, encargado de preparar las comidas diarias. Sin olvidad el gran dispositivo de seguridad que rodea a la finca, convirtiéndola en un búnker.







Comentarios 0