Actualidad

Isabel Pantoja, "aterrorizada" ante la posibilidad de perder el control de Cantora, visitará a su hijo "en cuanto pueda"

Isabel Pantoja está "desolada" y "muy nerviosa" tras las revelaciones que su hijo ha hecho estos días, entre las que, además de descalificarla como persona, como madre y como abuela, amenazaba con luchar para obtener el poder de Cantora, la finca que dejó en herencia Paquirri. Según una fuente cercana a un trabajador de Cantora, la madre de Kiko Rivera saldrá "en cuanto pueda" de la finca en la que permanece enclaustrada para visitar a su hijo.

Este miércoles envió a primera hora a una persona a comprar la revista Lecturas en la que su hijo aparece en portada y en la que apuñalaba a su madre con las invectivas que ya conocemos, contenidas en la entrevista concedida a Mila Ximénez para el semanario.

Lea también - Kiko Rivera quiere sentar a su propia madre en el banquillo: "Yo no cedí Cantora a mi madre. Firmé lo que ella me pidió"

Isabel Pantoja está "aterrorizada" con la mera posibilidad de que Kiko Rivera inicie vía tribunales un pleito para hacerse con Cantora, un proceso que podría despojar a la tonadillera de la propiedad heredada de Paquirri, en la que reside junto a su madre, Doña Ana. Desde el entorno de Kiko aseguran que lo quiere el Dj es "echar de allí a todos los Pantoja, incluido su tío Agustín, hermano de su madre, con el que no se lleva bien". Y que Isabel quiere acercarse físicamente a su hijo para hablar con él y "cortar de raíz" sus intenciones.

Lea también: Kiko Rivera a su madre, Isabel Pantoja: "Te has vendido como la viuda de España toda la puta vida"

El desastre que supondría para Isabel Pantoja perder el control de la propiedad de Cantora es aún mayor de lo que pueda imaginarse. En primer lugar, porque sobre la finca pesa un embargo, pero también porque algunos ingresos de la tonadillera podrían tener que ver con el alquiler de la tierra a ganaderos. Y eso peligra sin el Marqués de Paquirrín se convierte dueño (y gestor) del latifundio.

Por otra parte, Kiko Rivera no se encuentra emocionalmente bien tras el tsunami que han levantado sus demoledoras palabras contra la mujer que le trajo al mundo. No ayuda su situación personal con su mujer, entregada a la reconciliación de puertas afuera pero dolida y con cicatrices sin cerrar después de que su marido contara ante toda España que le había puesto los cuernos para luego matizar que era culpa de una depresión. 

Kiko había declarado en la entrevista que el día en que murió su suegra, escribió a su madre diciéndole que era la única abuela que le quedaba a las niñas. Por eso se mostró muy dolido cuando vio que Isabel solo visitó una vez a sus nietas.

Ahora ha salido a la luz que Isabel Pantoja quiso enviar una corona de flores al tanatorio de la madre de Irene y pretendía cargarle la cuenta a Mediaset. La tonadillera pidió también un coche a la cadena para la que trabaja para que la llevasen desde Cantora al cementerio y luego no apareció. Así lo reveló Jorge Javier en la tarde del miércoles a Sálvame.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin