Actualidad

Esperanza Aguirre, muy preocupada por la salud de su marido, víctima de un ictus

El marido de Esperanza Aguirre ha sido víctima de un ictus, según adelantaba El Español. Fernando Ramírez de Haroha sufrido un derrame cerebral, según la propia expresidenta de la Comunidad de Madrid ha confirmado a la periodista María Eugenia Yagüe después. "Sufre un problema de salud serio", ha admitido la que fuera lideresa madrileña del PP y mentora de Isabel Díaz Ayuso.

Lea también: Esperanza Aguirre y su marido, ingresados por coronavirus

Aguirre no ha revelado si su marido, de 70 años, se encuentra ingresado pero sí sabemos que Ramírez de Haro, conde de Bornos, ha sufrido el derrame siete meses después de que tanto él como su mujer fueran dados de alta por coronavirus, y de pasar cuatro días ingresados en una clínica en marzo. "Fue muy duro", aseguró la expresidenta una vez dados de alta. Fernández de Haro y 

La expresidenta de la Comunidad de Madrid y su marido recibieron el alta tras cuatro días ingresados por coronavirus. el pasado 23 de marzo y dejaron el hospital de la Fundación Jiménez Díaz ara continuar ambos la recuperación en su domicilio. La madrileña, de 68 años, y su marido, de 70, consiguieron vencer al COVID-19.

Fue el 19 de marzo cuando se conoció que ambos estaban ingresados en el hospital afectados por la pandemia, lo cual disparó las alarmas, ya que los dos forman parte del grupo de riesgo frente a la enfermedad. Tras varios días de tratamiento, Aguirre, ya de vuelta en casa, agradecía el trato de recibido en el centro sanitario.

La ex ministra y su marido se sumaron  la lista de políticos y celebridades infectadas por el coronavirus.La alumna de ex lideresa Aguirre y actual presidenta, Isabel Díaz Ayuso, también pasó la enfernedad. 

Alejados de su familia

Al igual que los miles de enfermos por coronavirus del país, Esperanza y su marido vivieron aquel final de invierno  días de angustia aislados y solos, sin la compañía de los suyos. Casados desde hace 45 años, son padres de dos hijos, Fernando y Álvaro, y abuelos de seis nietos, el mayor de solo 10 años. Es la faceta que les apasiona en estos momentos: "A ambos se les cae la baba, son grandes abuelos. Esperanza ejerce mucho como abuela: les compra helados, les lee cuentos o por nada del mundo se pierde las fiestas del colegio de sus nietos u otros actos importantes para ellos", dicen sus más íntimos. "La verdad es que es la típica abuela que no puede resistirse a dar todos los caprichos que le piden sus nietos".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin