elEconomista.es

Pedro Sánchez y Begoña Gómez invitaron a varios amigos a Doñana a costa del Estado

28/10/2020 - 16:10

Pedro Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, invitaron a varios matrimonios amigos a veranear en Doñana (Huelva), en el Palacio de las Marismillas, la residencia de verano de los presidentes del Gobierno, en agosto de 2019. Según cuenta ABC, durante sus días de descanso todos disfrutaron de las comodidades de la residencia a costa de los fondos públicos.

Un empleado del Parque Nacional de Doñana ha desvelado cómo fueron aquellos días: "El trasiego de gente que se vio ese verano, con los todoterrenos para arriba y para abajo, yo no lo había visto nunca", ha explicado al periódico.

Otra fuente ha destacado el "trasiego de personas" que hubo en agosto de 2019 en la zona: "Hubo un trasiego de personas más que evidente y unas medidas de seguridad extraordinarias que necesariamente afectaron a las visitas guiadas a Doñana. Se apoderaron de la playa, que es de dominio público. Hizo colocar sensores de movimiento y los animales los hacían saltar. Nunca habíamos visto tantos policías armados hasta los dientes y con los pasamontañas cociéndose al sol", ha contado.

Lea también - Begoña Gómez, sin mantilla (ni mascarilla, en el interior) para acompañar a Pedro Sánchez en la audiencia con el Papa

Tras esta información, el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno ha requerido a Sánchez que informe sobre esta circunstancia, pero hasta ahora el presidente socialista se ha negado a ofrecer datos sobre estas supuestas vacaciones con todos los gastos pagados.







Comentarios 1

#1
30-10-2020 / 19:12
AROUND THE WORLD
Puntuación 2   A Favor   En Contra

mal explicado.

A COSTA DE TODOS LOS ESPAÑOLES.

El estado no genera ningún tipo de riqueza por si mismo.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.