Actualidad

El rey Alberto de Bélgica se reúne con su hija, la princesa Delphine: "Es hora del perdón"

El momento más esperado por Delphine Boël se ha producido. Tras ser reconocida como princesa de Bélgica, la belga se ha reunido con su padre, el rey Alberto. El ex monarca la recibió hace un par de días en su residencia, protagonizando un momento histórico para la corona del país.

Lea también - De Juan Carlos I o Alberto de Mónaco a Alberto de Bélgica: presuntos (y no presuntos) bastardos reales en Europa

El encuentro, en el que también estuvo presente la mujer de Alberto, Paola de los belgas , ha trascendido este martes gracias a un comunicado emitido por la Casa Real: "Este domingo 25 de octubre se abrió un nuevo capítulo, lleno de emoción, apaciguamiento, comprensión y, también, esperanza. Nuestro encuentro tuvo lugar en el castillo de Belvédère, un encuentro en el que cada uno de nosotros pudo expresar, con calma y con empatía, nuestros sentimientos y nuestras vivencias", explican en la misiva.

El rey de Bélgica asegura que ahora es momento de reconciliarse con su hija. La justicia reconoció su paternidad el pasado mes de enero tras cinco años de intensa batalla judicial: "Después de la confusión, el dolor y el sufrimiento, llega el momento del perdón, la curación y la reconciliación. Es el camino, paciente y en ocasiones difícil, que hemos decidido emprender juntos decididamente. Estos primeros pasos abren el camino que ahora nos corresponde a nosotros seguir pacíficamente", escriben.

Junto a estas palabras la Casa Real ha compartido una fotografía del esperado encuentro entre los tres. Cabe recordar que a mediados de este mes Delphine Boël también conoció a su medio hermano, el rey Felipe, monarca de los belgas desde 2013.

La paternidad del rey Alberto

El escándalo salió a la luz en 1999, cuando la propia Reina Paola desveló en su autobiografía no autorizada que su marido había tenido una hija fuera del matrimonio, aunque no desveló su identidad.

Lea también - La herencia de Alberto II de Bélgica, en juego: la justicia reconoce a Delphine Boël como su hija

Delphine Boël reconoció después que era ella y en 2008 escribió una biografía en la que dio todos los detalles de la relación que habían mantenido Alberto II y su madre, la baronesa De Selys Longchamp. Los dos mantuvieron una aventura a finales de 1960, cuando Alberto y Paola, que todavía no tenían perspectivas de reinar ya que el trono lo ocupaba su hermano Balduino, llevaron vidas separadas durante un tiempo.

El camino hasta reconocer legalmente la paternidad no fue color de rosas, pues Alberto II se negó en más de una ocasión a someterse a las pruebas de ADN.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin