Actualidad

Entramos a la espectacular casa en la que Esther Doña se recupera de la pérdida de su marido, Carlos Falcó

A Esther Doña le cambió radicalmente la vida tras la pérdida de su marido, Carlos Falcó, que falleció el pasado mes de marzo por coronavirus. La socialité no solo se tuvo que despedir del padre de Tamara Falcó sino también de la mansión de El Rincón, en la que vivieron su amor desde 2017.

En junio, Doña se mudó a un piso que tiene en la localidad madrileña de Mahadahonda. Desde su morada ha compartido algunas fotos en su cuenta de Instagram, la que se abrió el pasado mes de septiembre causando un gran revuelo.

Lea también - ¿Por que Esther Doña no acudió al funeral de Fernando Falcó, hermano de su difunto esposo?: ella misma responde

Algunos de los rincones que nos ha descubierto durante este tiempo es el salón. Precisamente desde esta estancia le ha dado los buenos días a sus seguidores este martes: "Chloé (su mascota) y yo queríamos compartir con todos vosotros lo felices que estamos de recibir este maravilloso Chester de lino en beige. ¡No puede gustarnos más!", ha escrito mientras mostraba su nueva adquisición.

No obstante, en el salón tiene otro sofá de color marrón liso, en el que suele descansar mientras disfruta de sus lecturas favoritas y de la agradable compañía de su perrita. Desde él también se ha tomado algún que otro selfie con su mascota, dejando ver que ha optado por cortinas de color blanco para las ventanas. 

El mismo estilo clásico tiene el comedor de la casa, al que también hemos accedido gracias a las fotos que le toma a su compañera. El respaldo de las sillas es redondo y la vajilla, con bordes dorados, es muy sofisticada. Los manteles y algunos de los cuadros que decoran las paredes también acompañan al estilo clásico de su hogar. 

Lea también - Esther Doña, viuda de Carlos Falcó, recupera una foto especial para despedir a Fernando Falcó: "Qué caprichoso es el destino"

La terraza con jardín es uno de sus rincones favoritos. Este espacio está decorado de forma más juvenil, tal y como podemos comprobar gracias a los sillones de mimbre y los cojines de color verde pastel. En la mesa tiene colocadas unas flores de plástico muy coloridas que le dan un toque de jovialidad a la casa. Esther suele desayunar en esta parte del piso cuando el tiempo acompaña.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin