elEconomista.es

Ágatha Ruiz de la Prada presume de novio y de cuerpo por las playas de Gran Canaria: su tórrido paseo

26/10/2020 - 17:26

Ágatha Ruiz de la Prada ha derrochado felicidad junto a su novio empresario, Luis Gasset. Los enamorados han paseado muy acaramelados por las paradisíacas playas de Gran Canaria, hasta donde viajaron este fin de semana por motivos de trabajo. A sus 60 años, la diseñadora ha presumido de amor y también de figura.

Los paparazzis los captaron mientras daban un paseo por la arena de Las Palmas de Gran Canaria. Los dos compartieron confidencias y también muchas miradas cómplices.

Lea también - Ágatha Ruiz de la Prada: "A mí me empezaron las ganas de sexo justo cuando me divorcié"

La marquesa de Castelldosríus lució durante esta escapada un bañador rojo que realzaba su figura, mientras que su novio se decantó por un cómodo bañador blanco con estampados veraniegos de color azul. Lo que no llevó su chico durante este paseo fue la mascarilla, obligatoria en todos los rincones de España para frenar la expansión del Covid-19. Ágatha la llevó de forma intermitente. 

La diseñadora y su chico viajaron hasta el archipiélago para su desfile en la Gran Canaria Swim Week by Moda Cálida. Durante este beso confesó estar derretida por Luis: "Es lo mejor que me ha pasado en este 2020. Y yo espero que yo sea lo mejor, pero en su vida", declaró tras las preguntas de los periodistas. 

Ágatha irradia felicidad al lado de Gasset, con el que ha vuelto a recuperar la ilusión en el amor tras su traumático divorcio de Pedro J. Ramírez y su ruptura con Luis Miguel Rodríguez "El Chatarrero". Tanto es así que incluso en la televisión han presumido de su amor, aunque a Ágatha no le sentó del todo bien que su novio apareciese por sorpresa para entregarle un ramo de flores ante toda España.

Lea también - Ágatha Ruiz de la Prada confiesa que tiene una hermana secreta: "Me parece que es arquitecta y se llama Rachel"

La relación entre los dos salió a luz a principios del mes de junio. Luis Gasset es un empresario del sector del lujo, ahora empleado de Ansorena, está viudo y tiene dos hijas de 18 y 20 años, con las que comparte casa. Su amor se construyó durante el confinamiento, cuando los mensajes que se intercambiaban eran constantes, y se consolidó tras el levantamiento de las medidas.







Comentarios 0