elEconomista.es

Hablamos con Marta Chávarri tras la muerte de su ex marido: "Estoy triste por lo de Fernando pero estoy bien"

22/10/2020 - 20:34

Marta Chávarri, la que fuera primera esposa de Fernando Falcó, fallecido este martes a causa de un linfoma a los 81 años, ha roto su silencio y ha atendido la llamada telefónica de Informalia.

Desde su domicilio madrileño de Núñez de Balboa, donde se encontraba en la tarde de este jueves, la madre de Álvaro Falcó, único hijo del marqués de Cubas y heredero del título de su padre, ha sido concisa pero muy amable: "Estoy bien", nos ha dicho con voz entrecortada. Respecto del fallecimiento del que fuera su marido ha reconocido que para ella ha sido un palo la muerte del aristócrata con el que compartió siete años de matrimonio: "Estoy triste por lo de Fernando pero estoy bien", repetía balbuceante.

A sus 60 años, cumplidos el pasado 1 de agosto, la nieta del Marqués de Santo Floro ha sido la gran ausente entre quienes han querido estos días dar su último adiós al hombre que la enamoró antes que el empresario Alberto Cortina le robara el corazón.

Esther Koplowitz (70), segunda esposa del hermano de Carlos Falcó, de la que se divorció en 2009, también se refirió a su ex marido tras su pérdida.: "Fernando era un hombre muy excepcional. Enormemente noble, incapaz de hacer daño a nadie", confesaba la empresaria al diario ABC

A diferencia de Marta Chávarri, Esther Koplowitz sí acudió este miércoles hasta el cementerio para darle el último adiós a su ex marido. El cariño hacia su amigo de toda la vida, más que esposo, era inmenso, por lo que su presencia al funeral estaba asegurada. La empresaria, vestida de riguroso luto, llevaba la pertinente mascarilla para protegerse del Covid-19 y unas gafas de sol que camuflaban la tristeza de su rostro.

Lea también Esther Doña, viuda de Carlos Falcó, recupera una foto especial para despedir a Fernando Falcó: "Qué caprichoso es el destino"

Lea también - Esther Koplowitz se despide de su ex marido, Fernando Falcó: "Era un hombre muy excepcional"

Marta y Fernando estuvieron casados entre 1982 y 1989, hasta que se hizo pública la relación que la sobrina de Natalia Figueroa y Raphael tenía con el empresario Alberto Cortina, entonces casado con Alicia Koplowitz. Marta, 22 años más joven que Falcó, acabó casándose con el empresario Alberto Cortina, y Fernando se casaría en 2003 con la hermana de Alicia, Esther Koplowitz, convirtiéndose en cuñado de la ex mujer del amante de la que fuera su esposa.

Marta, icono de la prensa rosa en los años 90, es hija del diplomático Tomás Chávarri y de Matilde Figueroa, hija del Marqués de Santo Floro y por lo tanto hermana de Natalia, la mujer Raphael. Con ellos pasaba Marta temporadas en Miami estando aún casada con Cortina, quien, según se contaba, la tenía muy controlada, temeroso de que su esposa le fuera infiel, como lo había sido con él, mientras estaba casada con Fernando Falcó.

Lea también: Así es Álvaro, hijo de Fernando Falcó, novio de Isabelle Junot y próximo marqués de Cubas

Marta vivió de niña y adolescente en Estados Unidos y Suiza, debido a la condición de diplomático de su padre. Y cuando Tomás Chávarri estuvo destinado como embajador en Arabia Saudí, Marta y sus hermanas Isabel y María (divorciada de Fernando Fitz James Stuart Soto, ex de Isabel Sartorius con quien tuvo a su hija Mencía), visitaban a su padre en la capital saudí. Tomás Chávarri manifestó en privado en alguna ocasión su malestar porque la prensa saudí presentaba a Manuel Prado y Colón de Carvajal como "embajador del rey Juan Carlos", cuando en realidad el financiero descendiente del descubridor era solo quien manejaba las finanzas del Monarca y hasta fue considerado su testaferro. Pero Tomás Chávarri era el titular de la legación española allí

La joven Chávarri no se instaló en Madrid hasta los 17 años, pero pronto se convirtió en asidua de las fiestas más elitistas de la capital. Su rotunda belleza rubia le permitía ligarse casi a quien ella quisiera y, cuando la famosa movida madrileña comenzaba, a principios de 1981, ya vivió Marta una bronca estratosférica con su amiga Beba Fernández de Longoria por un hombre.

Lea también - El día que Alicia Koplowitz llamó a Fernando Falcó: "Tu mujer está acostándose con mi marido"

Marta, que se había sacado el carné de conducir durante su estancia en Estados Unidos, acudió a Fernando Falcó, a la sazón, presidente del RACE, para que le ayudara a convalidar el permiso. El noviazgo, dado a conocer en televisión, durante un programa de Mercedes Milá, pronto se convirtió en matrimonio. El enlace de Chávarri con Falcó la llevó a competir en las portadas de la época con la mismísima Isabel Preysler, su cuñada por aquella época, puesto que la madre de Tamaraestaba casada con el marqués de Griñón.

Marta y la ex de Julio Iglesias nunca se llevaron nada bien. De hecho, cuando la filipina dejó a Carlos Falcó por el por Ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, le lanzó unos dardos que hicieron temblar a los cronistas sociales. En 1982, cuando Marta y Fernando se casaron, ella tenía 22 años y el marqués ya era un atractivo cuarentón, con menos ganas de marcha y de noche. El marqués de Cubas quería más casa y tranquilidad, y la sobrina del marqués de Santo Floro no se cansaba de salir a bailar y a pasarlo bien en un Madrid que era una verdadera Escuela de calor... 

En 1983, cuando tenía más o menos la edad que tiene hoy Ana Soria, la actual novia de Enrique Ponce, Marta se quedó embarazada de su hijo Álvaro, flamante Marqués de Cubas tras la muerte de su padre, una vez se formalice el cambio de titularidad. La joven mamá fue llamada por Jaime Peñafiel, director de La Revista,publicación que sacó el Grupo Zeta de Antonio Asensio, para competir con Hola, y cuya breve existencia estuvo marcada por la portada de Franco en sus últimas horas, en el hospital y lleno de tubos.

La Marquesa de Cubas, junto al gastrónomo Rafael Ansón, hacía entrevistas para el semanario enmarcadas en una comida que organizaba el hermano de Luis María Anson.

Lea también - Esther Doña, viuda de Carlos Falcó, recupera una foto especial para despedir a Fernando Falcó: "Qué caprichoso es el destino"

El matrimonio de Marta y Falcó duró 7 años, con un hijo en común. Su separación dio lugar al mayor escándalo financiero y social de la época. Marta gustaba a todos los hombres del entorno en el que se movía con su marido pero quien consiguió seducirla fue Alberto Cortina, entonces casado felizmente con Alicia Koplowitz.

Un día, Alicia Koplowitz llamó a su amigo Fernando Cubas y le dijo: "Tu mujer está acostándose con mi marido". Una frase devastadora que puso en marcha el final de los dos matrimonios.

Las fotos de Marta Chávarri y Alberto Cortina

Todo apunta a que las fotos de Cortina y Chávarri saliendo de un hotel de Viena, que destaparon cara al público la relación adúltera, fueron perfectamente organizadas por quienes querían desmantelar el conglomerado empresarial y financiero de los primos Alberto Cortina y Alcocer. Resultó que Alberto Alcocer también le era infiel a su esposa Esther con Margarita Hernández, la guapa secretaria del controvertido empresario Javier de la Rosa y, aunque con menos ruido, la relación salió a la luz.

Las hermanas Alicia y Esther Koplowitz despidieron a sus maridos de las empresas que habían heredado de su padre y compartían con ellos, y empezaron a volar solas hasta convertirse en las mujeres más ricas de España en aquella época.

Lea también - Tamara Falcó, rota de dolor en el funeral de su tío: familiares y allegados despiden a Fernando Falcó

Alberto Cortina, en un gesto caballeroso poco común, lavó el honor de Chávarri casándose con ella. Fernando Cubas, se quedó con la custodia de su hijo Álvaro y volvió a su estatus de soltero codiciado. Pero lo suyo tampoco funcionó. Cortina y Chávarri se casaron en diciembre de 1991, pero en 1995 se divorciaron. Marta, que había dejado la custodia de su hijo Álvaro a Fernando Falcó, se quedó con un pisazo en el madrileño en la calle Ortega y Gasset, epicentro de La milla de Oro del barrio de Salamanca para ella sola, una paga vitalicia, y aparte servicio y chófer a cargo de Cortina.

Después, el halo mediático de Marta fue perdiendo luz hasta desaparecer de la vida pública. Se le han conocido algunos romances pasajeros, como el que vivió con el abogado Antonio Gutiérrez Marcet, inspector Hacienda, que a su vez, era también muy amigo de Carmen Lomana. "Nos juntamos muchísimo los tres, somos muy amigos", llegó a decir Lomana cuando años después la socialité ya fue ella novia-acompañante del abogado. "Antonio y yo nunca hemos sido novios. Le adoro, le quiero muchísimo y somos super amigos, pero novios no", sostenía Lomana.

Marta volvió a los titulares en 2014 por un grave accidente doméstico que sufrió. Una caída en el baño de su domicilio, la obligó a pasar por el quirófano para recuperarse de las lesiones que había sufrido su rostro. Este desafortunado incidente se sumó a un complicado momento emocional por el que pasaba entonces la ex marquesa de Cubas, y es que en 2013 fue vista saliendo de la Clínica Lopez Ibor donde recibió tratamiento psicológico por depresión.

Marta vive rodeada de su familia y amigos. Vendió la vivienda que le dejó Alberto Cortina, se compró un piso muy mono pero pequeño en otra calle del barrio de Salamanca, y llegó a compartir casa durante una temporada con su hijo Álvaro, hace años. Actualmente padece alergia a la prensa y tal vez eso explique que no haya acompañado a su hijo a despedir a Fernando falcó, su padre.







Comentarios 1

#1
22-10-2020 / 23:48
PPUE RCA
Puntuación -7   A Favor   En Contra

MENUDA CE RDA

ADEMÁS DE FEA