elEconomista.es

Paloma Cuevas ficha una abogada de familia que no es la de Enrique Ponce: el divorcio de "mutuo acuerdo" que sin embargo no han firmado

22/10/2020 - 9:02

Es conocida la postura de Paloma Cuevas desde que a principios de verano saltara la noticia de que Enrique Ponce había roto con su esposa y estaba con una estudiante de apenas 22 años llamada Ana Soriani una mala palabra contra el padre de sus dos hijas. Pero ahora sabemos que la cordobesa cuenta con una abogada propia, especializada en Derecho de Familia, lo cual se suma al misterio de por qué a fecha de hoy no se ha firmado el divorcio, a los planes de ella de llevarse a sus hijas fuera de España, y a unos misteriosos proyectos profesionales que podrían afectar al reparto de propiedades, es decir, a los intereses de Ponce. ¿Por qué no hay divorcio? 

Al contrario que el diestro valenciano, la gran perjudicada de este escándalo que secuestró mediáticamente el verano y lleva camino de convertirse en el culebrón del otoño, mantiene un perfil de elegancia, silencios y moderación mientras que la almeriense rubia y el matador de toros exhiben en público, hasta el empalago, y vía redes sociales, sus azucaradas carantoñas. Desde baños en el mar hasta tik toks que, en el caso de Ponce, hacen que, a sus casi 50 años, el yerno de Victoriano Valencia parezca un adolescente tan embobado de amor que ha perdido la capacidad para reflexionar sobre el presunto daño que hace a personas queridas con sus bailes expuestos ante el mundo entero, presumiendo de cuerpo, felicidad y de haberse ligado a una señorita de poco más de 20 años.

Lea también: Paloma Cuevas desvela sus ilusiones actuales y resalta el amor infinito hacia sus hijas: "Las tres somos una"

Pero si distinguimos los dichos y los hechos, hasta ahora sabemos que Ponce y la estudiante de Derecho viven juntos en Almería, donde se han instalado en una casa alquilada, moderna y con vistas al mar, un nido de amor donde dar rienda suelta a su felicidad; excepto por una razón: no se pueden casar, ni siquiera por lo civil. Esto nos lleva al otro hecho que contradice la aparente cordialidad que reina entre Cuevas y Ponce: el divorcio, que iba a ser inmediato y de mutuo acuerdo, a día de hoy no está formalizado. ¿Qué está retrasando la firma de los papeles?

Paloma desea mudarse con sus hijas fuera de España a comienzos de año, como ya publicamos. Y Enrique podría  casarse con Ana Soria. Pero no pueden: no hay divorcio. Si, como se ha dicho, Enrique y Paloma habían llegado a un acuerdo en cuanto a la custodia de las niñas y el reparto de los bienes, ¿por qué no hay divorcio?

Desde el entorno de Paloma nos hablan de "flecos" que impiden la formalización de una separación que se supone que tiene que llegar porque, no lo olvidemos, la situación es insostenible, siendo como son, a fecha de hoy, un matrimonio en toda regla, mientras que Ponce se besa, se acaricia y sale hasta en la cama con una mujer que, a efectos legales, no es la suya.

Lea también: Enrique Ponce llevaba meses preparando su separación y Paloma Cuevas no tenía ni idea

¿Por qué no hay divorcio a 22 de octubre?

Profundizando en los citados "flecos" que retrasan la firma, preguntamos si se trata de las niñas o del reparto de propiedades. Nos cuentan que las razones del retraso de un divorcio que iba a ser como una masaje de yogur tienen que ver con las dos filtraciones que se han producido desde el entorno de Paloma Cuevas: que piensa llevarse a sus hijas fuera de España, argumentando que quiere alejarlas del infierno mediático que sufren las menores, y con los misteriosos nuevos proyectos que la revista Hola adelantaba este miércoles sin especificar de qué se trata.

En ambos casos, la noticia ha llegado sin duda a Ponce, no sabemos si directamente por Paloma, por sus abogados, o porque se publicaron en Hola, donde, y eso lo sabe el torero, no hay noticias que no estén "aprobadas" por Paloma.

Lea también - Diez cosas que nos cuenta Enrique Ponce sobre su idilio con Ana Soria y su ruptura con Paloma Cuevas

Abogada de familia

Y parece que algo no le ha gustado a Enrique Ponce. O le ha desagradado lo suficiente como para detener el proceso y no firmar. Se ha dicho que es un mismo despacho de abogados el que lleva todo el asunto de los dos cónyuges, y es cierto, pero no del todo. Paloma ha fichado como asesora a una abogada especializada en Derecho de Familia. Es decir, que se ha asesorado en lo referente a la custodia de las niñas y otros aspectos legales. La letrada, es una conocida jurista en este aspecto del Derecho y, al menos en lo referente a esa parte del acuerdo, no es en absoluto la abogada de Ponce, sino que el torero es lo que los letrados llaman como "la contraria", es decir, contra quien pleitearía Paloma si llega el caso o al menos con quien tiene que negociar un acuerdo que, repetimos, no ha llegado. 

Lea también: Enrique Ponce, fotografiado con una mujer "de alrededor de 20 años"

Propiedades

En cuanto al otro aspecto que puede retrasar la firma, el material, debemos recordar que la joya de la corona es la finca de Cetrina, en Navas de San Juan, provincia de Jaén. Cerca de mil hectáreas donde Paloma, sus hijas y sus padres en ocasiones, pasan tiempo cuando no hay colegio.

Además, Cetrina es el ojo de bóveda de varios negocios (no tan boyantes) del matrimonio, como la fabricación de aceite gourmet, entre otros. Otra propiedad de gran valor en el piso de Pintor de Rosales, en Madrid, una pedazo de casa gigantesca donde residen Paloma y las niñas; y el super chalé, sin terminar, con parcela de la urbanización de La Finca, en Pozuelo de Alarcón, un terreno que les regaló el padre de Paloma.

Lea también - La complicada faena de Enrique Ponce: el divorcio de Paloma Cuevas dividirá su fortuna

Si creemos la versión oficial de que todo va bien, que hay acuerdo en todo, que no hay disputas, que a Ponce no le importa que su mujer se lleve a las niñas fuera de España, que el reparto de propiedades está acordado sin discrepancias... ¿Por qué Paloma Cuevas y Enrique Ponce siguen casados a 22 de octubre?







Comentarios 0