elEconomista.es

El profesor Pablo Iglesias hace el ridículo confundiendo (dos veces) significados verbales por 'culpa' de La Veneno

18/10/2020 - 11:09

Tal vez el mejor regalo que se le pudiera haber hecho a Pablo Iglesias por su 42 cumpleaños, este 17 de octubre, habría sido un buen diccionario. El vicepresidente y profesor universitario ha tenido un fin de semana movidito en redes. El viernes, lanzó un tuit implicando a Isabel Díaz Ayuso y a Iker Jiménez, que luego fue contestado por el periodista especializado en temas esotéricos; y este sábado la ha pifiado tratando de alabar la serie de La Veneno, demostrando el número 3 del Gobierno de Pedro Sánchez que no fue a clase el día que explicaron la diferencia entre los verbos "infringir" e "Infligir".

La anécdota protagonizada por Pablo Iglesias este fin de semana recuerda a aquel mal chiste de la vaca y el burro. Ella le dice a su compañero de cuadra: "Me iré a la India y así seré sagrada". A lo que el borrico le contesta: "Yo me iré a España y así seré diputado". 

Lea también - Felipe VI con Pablo Iglesias y Pedro Sánchez con Ayuso: el 12 de octubre escenifica encuentros con mucho morbo

El padre de los hijos de Irene Montero se hizo viral el viernes por la noche al recordar que tanto él como la presidenta de la Comunidad de Madrid cumplían años, tal y como recogimos en Ecoteuve

Iglesias y Ayuso nacieron el mismo día del mismo año (1978). Y así lo explicó el líder morado en Twitter, adjuntando una imagen del Día de la bestia, película de Álex de la Iglesia (que justo ahora celebra el 25 aniversario de su estreno). La comedia negra protagonizada por los desaparecidos Álex Angulo, y Terele Pávez, y por Santiago Segura y Jaime Blanch, sitúa el nacimiento del Anticristo en las madrileñas Torres Kio, situadas en la Plaza de Castilla, a unos 666 (el número de la Bestia) metros sobre el nivel del mar.

Pablo Iglesias felicitó a su coetánea con humor: "El 17 de octubre de 1978, hace casi 42 años, una niña y un niño nacían en Madrid. La niña se llamaba Isabel Natividad: el niño Pablo Manuel. Ella se apellidaba Ayuso; él Iglesias. Báilalo, Íker Jiménez. Happy birthday".

El presentador de Cuarto Milenio no tardó en recoger el guante tendido por el líder podemita. El experto en  misterios inexplicables, casualidades , símbolos del destino y esoterismo, apeló en su respuesta a "sincronicidades" y a "lo cósmico".

Hay que tender puentes

"Jung lo llamaría sincronicidad. Quizá signifique que hay que tender puentes. Por difíciles que sean. Porque en lo cósmico todos somos poca cosa, sencillamente humanos. Invitados estáis los dos al programa. Felicidades a ambos", escribía.

¿Saltarse la ley o hacer daño?

No contento con esos momentazos, Pablo Iglesias exhibió una vez más este sábado su conocida adicción a las series televisivas (está bien que se quede en casa dando ejemplo por la medidas anti coronavirus). Lo malo es que, de paso, puso de manifiesto su aparente ignorancia semántica. "Anoche acabé de ver Veneno", escribió en Twitter. "Te hace llorar, reír, recordar, empatizar pero, sobre todo, te hace comprender el salvaje dolor que se ha infringido y se infringe a las personas trans, simplemente por ser ellas mismas. Ojalá mucha gente joven vea la serie", reza mensaje con el hashtag #DespatologizacionTrans.

El vicepresidente del Gobierno ha metido la pata hasta el corvejón y ha evidenciado que no distingue entre los verbos "infringir" (incumplir una norma) e "infligir" (causar un daño). El profesor Iglesias además usa dos veces el vocablo inadecuado, lo cual prueba que no es un descuido sino una falta de conocimiento.







Comentarios 1

#1
18-10-2020 / 17:29
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Se infringe la ley infligiendo daño.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.