elEconomista.es

El calvario de la nieta de Isabel de Yugoslavia: marcada como ganado, sin comida y violada en una secta sexual

16/10/2020 - 18:04

La nieta de la princesa Isabel de Yugoslavia e hija de Catherine Oxenberg, la popular actriz que interpretó a Amanda Carrington en Dinastía, ha narrado su traumática experiencia como miembro de la secta Nxivm en un escalofriante documental. El estremecedor relato de India Oxenberg promete impactar a medio mundo.

"Fui la primera mujer de mi grupo de esclavas en ser marcada. El olor que provenía del bolígrafo cauterizador que quemaba mi carne era tan intenso que llenó toda la casa. Fue una tortura, pero aún así aguanté", explica ella misma en el documental que se estrenará este domingo, llamado Seduced: Inside The Nxivm Cult.

India ha concedido una entrevista al Daily Mail en la que explica que ingresó en la secta por "culpa" de su madre, cuando la acompañó a unos cursos en la que intentaron convencerla para que entrara. Catherine no accedió, pero su hija cayó rendida a los encantos de Keith Raniere, el fundador de la secta que en 2019 fue condenado a cadena perpetua por tráfico y explotación sexual, además de por posesión de pornografía infantil y extorsión.

"Él era un gran filósofo. Sentí que moriría por Keith Raniere", asegura sobre él en dicho tabloide. También ha explicado los motivos por los que entró: "Entré en esto en busca de una vida con más propósito y pensé que esta gente también quería eso".

Lea también: Isabel de Yugoslavia intenta rescatar a su nieta de una secta sexual

Pero fue Allison Mack, protagonista de Smalville, la que la convenció del todo para entrar. La propia actriz, según ella, solo le permitía alimentarse con 500 calorías al día. Si se negaba, la castigaba cruelmente: "Creía que las cosas que me estaban pidiendo que hiciera eran, en el fondo, buenas", explica.

A la nieta de la princesa de Yugoslavia le costó mucho abrir los ojos: "Me llevó meses de trabajo con el FBI lograr entender y decir que fui una víctima. Estábamos tan adoctrinadas para creer lo contrario, porque Keith es un depredador y usó las mismas estrategias que se usan con mujeres jóvenes y con niños para hacer que guarden silencio y que no entiendan lo que les está pasando no es algo que ellos quieran ni que sea algo bueno para ellos", sentencia.

Su propia madre también habló del calvario por el que pasó su hija en el libro que publicó para denunciar estos actos, Captive, en 2018. Las jóvenes que entraban eran víctimas de palizas diarias, de jornadas sin comer o incluso de violaciones. Cuando querían abandonar tras descubrir dónde se habían metido, los líderes de la secta las amenazaban con contar las intimidades más perturbadoras de sus familias.

En 2018, tanto la princesa de Yugoslavia como Catherine Oxenberg viajaron a Nueva York para intentar convencer a India de que abandonara la secta.







Comentarios 0