Actualidad

Pilar Eyre se sube al carro de machacar a María Teresa Campos: "Siempre la elogié y nunca recibí un simple gracias"

Pilar Eyre sorprende cada semana con sus aportaciones sobre la realeza, aunque no le quita el ojo al resto de la crónica social más candente. La periodista se ha sumado al carro de la bochornosa bronca entre Jorge Javier Vázquez y María Teresa Campos y le ha reprochado algunas actitudes del pasado a la veterana comunicadora. En alusión, ha recordado un desafortunado encuentro que mantuvo con Terelu Campos y Bigote Arrocet.

Lea también - Varapalo fiscal para María Teresa Campos: Hacienda le reclama una fortuna

Eyre ha retomado el pasado recordando una anécdota que vivió hace tan solo un año: "Corría el mes de noviembre pasado cuando me invitaron a Telemadrid para hablar de mi último libro. Me tenía que entrevistar Toñi Moreno, pero, a última hora, se descompuso debido a su embarazo y la tuvo que sustituir Terelu Campos", comienza explicando en su cita semanal con Lecturas

Por aquel entonces Bigote Arrocet merodeaba por el corazón de Teresa y también por los pasillos de Telemadrid. Pilar notó cierto resquemor tanto en él como en la hija de la presentadora: "Por los pasillos de la cadena, estaba Bigote Arrocet, lo saludé desenfadadamente, no me contestó y pensé que no me había visto. Me pareció que Terelu estaba seria, pero lo atribuí a los nervios del estreno", recuerda.

Entonces confirmó que el mal rollo imperaba en Terelu: "Me senté, Terelu me miró fijamente y, cuando yo iba a arrancar hablando de lo mío, me soltó: 'Pilar, estoy muy enfadada'. Si el mundo se hubiera dado la vuelta, no me hubiera sentido más asombrada", asegura perpleja.

Terelu, sin pelos en la lengua, le confesó lo enfadados que estaban con ella: "Me puse a balbucear y ella, a pesar de advertir mi malestar, prosiguió impertérrita: 'Siempre nos hemos portado bien contigo... Siempre te hemos cogido el teléfono cuando has llamado... Y mi madre no merece que hayas dicho esa cosa fea de Bigote en tu blog de Lecturas'".

Lea también - María Teresa Campos reaparece tras su monumental bronca con Jorge Javier Vázquez: de comida con Carmen Borrego

La periodista se quedó atónita ante el enfado desenfrenado de Terelu: "Tierra trágame, me quedé de color blanco, ¿a qué cosa fea se refería? ¡Yo solo tenía conciencia de haber alabado sin fin a Teresa, elogios, por cierto, que nunca habían merecido ni un simple gracias! Tartamudeé sin saber qué decir, mi editora hacía gestos de indignación", asegura.

La hija mayor de la Campos no estaba dispuesta a parar ahí: "Pero Terelu proseguía en tono gélido, no dirigiéndose a mí, sino mirando a cámara, el foco sobre ella".

La periodista recuerda este momento con mucha angustia, hasta el punto de que se prometió no volver a hablar del clan Campos en el resto de sus días: "No sé cómo prosiguió esta conversación, de la que no guardo otro recuerdo que lo mal que lo pasé, lo injusto que me pareció y la promesa que me hice a mí misma de no volver a hablar de la familia hasta el final de los tiempos (hoy es el final de los tiempos). Por cierto, la cosa horrible era que había llamado a Bigote 'frescales' y 'seductor de barrio'".

Sus rencillas con María Teresa

Eyre recuerda cómo era su relación con la malagueña, con la que ya no tiene tanto contacto como antaño: "Ay, Teresa, Teresa. He trabajado con ella, muy a gusto y, sobre todo, he escrito mucho sobre ella. Siempre con gran cariño. Voy a enviarle un wasap para avisarle de que la voy a llamar y leo los últimos mensajes guardados: son del 9 de mayo de 2019", señala. 

Pilar se puso en contacto con Teresa cuando se especuló sobre su vuelta a la televisión, pero de María Teresa recibió unas palabras que no le sentaron nada bien: "Esa semana había comentado aquí: 'Creo que Teresa va a tener al fin un programa tan grande como ella se merece'. Y daba como el mes de octubre la fecha más probable para que la 'querida amiga' volviera a televisión. Ella, como respuesta, me envió un mensaje muy hiriente", recuerda.

Lea también - El oscuro secreto de las Campos, origen de su guerra con Mediaset: el "chantaje" de María Teresa a Paolo Vasile por su hija Terelu

Entonces, se aventuró en leer sus conversaciones anteriores con la Campos y descubrió que con ella tenía puesta una venda en los ojos: "He 'rebobinado' los wasaps que hemos ido intercambiando y me he dado cuenta de que casi todos sus mensajes eran riñéndome, como si fuera una párvula, por algún matiz sin importancia de mis artículos, siempre laudatorios hacia ella y sus hijas. Y llevo ese 'siempre te hemos cogido el teléfono clavado en alma. Y no llamé".

Sobre la monumental bronca entre María Teresa y Jorge Javier Vázquez

La periodista se ha puesto en contacto con un amigo de María Teresa, que se quedó atónito tras su bochornosa actitud en el Deluxe: "No sé lo que llegué a pensar, que era una venganza de ella, no sé, nunca había perdido los papeles así, no la reconocía... menos mal que Jorge estuvo muy comedido, si no se hubiera podido liar. ¡Quería morirme!", le cuenta el amigo de la malagueña. 

Sobre la piña que hace el clan Campos, el amigo de María Teresa le asegura a Eyre: "¡Las tres se han convertido en un bloque, lo que afecta a una afecta a las tres, lo que hunde a una hunde a las tres ¡Antes no era así, cada una tenía su vida independiente!".

El amigo de María Teresa tenía otra concepción profesional de ella: "No era malvada ni dañina, tiene buen corazón, aunque es verdad que era muy cambiante, con un punto soberbio... pero también era muy humana. No la he visto nunca despedir a nadie de su equipo. Si tenía que hacerlo por causa mayor, le buscaba un trabajo en otro sitio porque pensaba en su familia...".

Ahora siente que ya no es la que era: "Vive en su realidad, en un mundo que no es el de verdad porque para no herirla le esconden cosas. Y prefiere no conocer su realidad porque su realidad es que su mundo se ha derrumbado y ha gestionado mal su patrimonio". Además, sostiene que el mejor capítulo de su vida fue en el que estuvo saliendo con el arquitecto Félix Arechavaleta: "Su mejor época fue cuando estaba con Félix, reía, estaba alegre...".

Bigote, en cambio, solo le causó estragos emocionales: "No me caía mal, pero le ha provocado un profundo sufrimiento y eso ya... Ha perdido seguridad en sí misma, sentido de la realidad. ¡Sus penas de amor la han hecho sufrir a fondo! Y precisamente porque está frágil y vulnerable la sigo queriendo mucho", concluye el amigo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin