elEconomista.es

Paloma Cuevas se pone nostálgica mientras Ponce prepara su mudanza con Ana Soria a su ático de lujo en Almería

14/10/2020 - 10:01

Paloma Cuevas trata de sobrellevar el duro varapalo que le ha dado la vida. Mientras se resuelven los trámites de su divorcio de Enrique Ponce, la cordobesa continúa su vida en Madrid junto a sus dos hijas, Paloma y Bianca, fruto de su matrimonio con el torero. En ocasiones, Paloma utiliza las redes sociales para compartir algunas de sus más profundas reflexiones.

Este martes recordó los bonitos atardeceres con una imagen que parece tomada en su Finca Cetrina, donde ella se refugió durante el verano, cuando estalló la noticia de su divorcio y la nueva relación de su todavía marido con la joven Ana Soria. "¿Mi color favorito? El de un atardecer...cuando el sol sonroja la noche", escribió Cuevas en su publicación.

Mientras que Paloma se pone nostálgica en Instagram, Enrique prepara su mudanza con su novia a Almería, ciudad en la que han disfrutado de su amor en los últimos meses. Ambos comenzarán una nueva vida en un piso de alquiler situado en una de las zonas más modernas, juveniles y punteras de la ciudad andaluza. Los enamorados son grandes amantes del mar, por lo que han elegido un ático que cuenta con increíbles vistas al Mediterráneo. El de Chiva y la almeriense pueden disfrutar del amor a sus anchas, pues el pisazo tiene 100 metros cuadrados.

El ático, además, cuenta con todas las comodidades necesarias y están terminando de amueblarlo para que no le falte ni un detalle. El nido de amor que han elegido es un noveno, está impecable y está construido en un bloque prácticamente recién edificado, ya que sus cimientos se levantaron hace apenas dos años.

Lea también - Fran Rivera y José Manuel Soto justifican la pasión juvenil de Ponce: "Tiene derecho. Lleva 30 años jugándose la vida"

Con este paso tan importante, Ponce deja de vivir en Madrid, donde tenía fijada su residencia habitual antes de separarse de Paloma, por lo que estará lejos de sus dos hijas. Ana Soria, por su parte, se despide de Granada, donde hasta el curso pasado estaba cursando sus estudios de Derecho. Para seguir con la carrera ha trasladado el expediente a Almería, donde la joven también cuenta con otro inmueble que le regaló su padre, Federico Soria, como parte de una herencia familiar.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.