elEconomista.es

Ingrid Sartiau vuelve a reivindicar que es hija de Juan Carlos I y promete dar guerra: "Tengo cartas que lo prueban"


La supuesta hija ilegítima del rey Juan Carlos I, Ingrid Sartiau, ha vuelto a lanzar un mensaje al monarca en su lucha por demostrar que es su hija, aunque un tribunal reconociese lo contrario en el año 2015. Ha reabierto la herida tras reconocerse que su compatriota, Delphine Boël, es hija de Alberto II de Bélgica.

"Estoy muy emocionada por Delphine y por su familia. La suya ha sido también una gran batalla y su éxito me anima a continuar con la mía", ha asegurado en una entrevista a Ok Diario

Lea tambiénIngrid Sartiau: las imágenes con las que reivindica ser hija ilegítima del rey Juan Carlos

No obstante, está apenada porque ella todavía no ha conseguido demostrar sus sospechas: "Es una lástima que tengamos que luchar para ganarnos el reconocimiento", ha apostillado. La belga ha asegurado que tiene pruebas con las que demostrar que es fruto de una relación entre el emérito y su progenitora: "Tengo cartas que prueban que Juan Carlos es efectivamente mi padre". 

El mismo medio le ha preguntado por los escándalos del monarca, que se encuentra 'exiliado' en Abu Dabi mientras se refugia de la tormenta en uno de los hoteles más caros y lujosos del mundo: "Como no conozco el fondo de la historia de Juan Carlos, no tengo opinión dada, aunque me parece lamentable que se haya tenido que exiliar".

Lea también - Ingrid Sartiau, supuesta hija ilegítima del rey Juan Carlos: "Feliz día, papá"

La belga explica cuáles son sus intenciones si finalmente demuestra que es hija del rey: "No quiero ser princesa ni se me ocurriría cambiarme el apellido, por una cuestión de respeto a mi madre, pero podría añadirlo de manera puntual", sostiene.

Lo único que quiere es el cariño de su presunto padre: "Le pido al rey Juan Carlos que me escuche, que conozca a mis hijos, poder contarle que voy a tener un nieto. Quiero el amor de mi padre, aunque sé que eso no va a ser posible".

Sartiau no tira la toalla y pretende acudir de nuevo frente a un tribunal, tal y como explicó hace unos meses: "Estamos preparando todas las pruebas nuevas. Mi intención es que de cara a final de año pueda viajar a Madrid, pero si no resulta, llegaré hasta Estrasburgo si es necesario", advirtió entonces.

El no contar con don Juan Carlos en su vida le ha supuesto muchos malos tragos en lo que a salud se refiere: "Me ha costado una casi una depresión y mucho dolor, porque el Tribunal consideró que estaba vendiendo una fantasía. Tengo la mala suerte de que sea un rey, pero si hubiera sido un carnicero, habría dado los mismos pasos", aseguró.

Teme el día en el que pierda toda posibilidad de tener una conversación con él: "Tengo miedo de que un día reciba malas noticias. Cómo voy a hacer para decirle adiós. Nunca me autorizarán una visita si se pusiera enfermo", afirmó.

Su sorprendente revelación en 2012

El 6 de mayo de 2012, tras el percance de don Juan Carlos en Botsuana, Ingrid sorprendió en Facebook: "Mi madre me dijo quién era mi padre: Juan Carlos de Borbón, rey de España", escribió minutos después de que su progenitora, Liliane Sartiau, le desvelara que mantuvo una supuesta aventura amorosa con el emérito en los años 60.

Sartiau, que ha apelado al emérito en varias ocasiones a través de las redes sociales, interpuso la demanda de paternidad contra el padre de Felipe VI en marzo de 2014. La demanda siguió adelante hasta que fue desestimada por el Tribunal Supremo en 2015. Pese a que la ley le dio la espalda, la belga sigue luchando por demostrar el rey emérito es su verdadero padre mediante una prueba de ADN que deje constancia de la consanguinidad con el actual rey de España.







Comentarios 0