Actualidad

Marta López confiesa el infierno que vivió tras su despido de Mediaset: "Mis hijos y yo hemos aguantado insultos"

Mediaset prescindió de los servicios de Marta López a mediados de agosto por "conducta irresponsable" con el coronavirus. Un mes después y, tras demostrar que era 'inocente', la compañía readmitió a la tertuliana. Ahora, la exnovia de Alfonso Merlos toma la palabra para confesar el infierno que vivió durante esos días en los que estaba despedida de la factoría italiana.

"Lo he pasado muy mal, llevo siete meses muy duros", asegura Marta, cuyo tormento comenzó con el Merlos Place y siguió con su despido de Mediaset. Según cuenta, todo fue por unas imágenes: "Estaba con mis amigas en el Starlite, al aire libre y cumpliendo todas las medidas de seguridad. Me arrepentiré toda mi vida de haber puesto esas imágenes que podrían herir la sensibilidad, pero no vi ninguna maldad", recuerda en Lecturas.

Lea también - Marta López se toma la revancha tras la ruptura de Alfonso Merlos y Alexia Rivas: "Me consta que él se acuerda de mí"

Tras su despido, López asegura que sus compañeros no se portaron bien con ella: "Me hicieron mucho daño por decir que estaba bailando en una pista sin mascarilla cuando era mentira. Nadie se puso en contacto conmigo. Kiko Hernández se enfadó mucho, me bloqueó y todo. Le eché en cara que no me hubiera llamado y preguntado. Me dijo que las imágenes era obvias. Luego se lo expliqué y ha sido uno de mis grandes apoyos", explica.

Pese a todo, la colaboradora exculpa a Mediaset, compañía en la que trabaja, de lo sucedido: "Mediaset no prescindió de mis servicios por estas imágenes. Fue por un malentendido, pensaron que había roto la cuarentena. Entiendo la reacción de Telecinco, ha sido ejemplar, no se puede consentir que alguien salga a la calle por un positivo. Pude probar que no salí y decidieron que volviera a trabajar", recuerda.

Lea también - ¿Sexo sin amor? Efrén Reyero confiesa que no está enamorado de Marta López

Marta reconoce que ha pasado por uno de los peores momentos de su vida: "Lo he pasado tan mal que ese mes que estuve en casa perdí cuatro o cinco kilos. ¡No he llorado tanto en mi vida! Algunos dicen que he adelgazado porque he tenido covid-19. Es mentira, ha sido un falso positivo", declara.

Las críticas incluso han afectado a sus hijos: "He tenido que aguantar insultos, que a mis hijos les dijeran otros niños que no les dejaban jugar con ellos", dice y añade: "A mi hijo de 13 años le dijeron: 'Por culpa de gente como tu madre murió mi abuelo'. He estado 15 días en casa llorando todo el día, he aguantado como he podido todas las críticas". Sus padres también lo han pasado muy mal: "Mi padre que está enfermo, el pobre lloraba", confiesa.

Tan duro ha sido que ahora Marta siente pánico al olvidarse por unos momentos de la mascarilla: "El otro día fue al colegio a por el niño y me di cuenta que salí sin mascarilla. Volví al coche corriendo, casi llorando. Si ahora me hacen una foto. Ya tengo pánico", sentencia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin