elEconomista.es

Paloma Cuevas trata de recuperar su estima leyendo libros de autoayuda

6/10/2020 - 10:40

Paloma Cuevas sobrelleva el calvario que le ha tocado vivir gracias a sus hijas, sus padres y sus amigas, que no la dejan sola. La existencia de la mujer de Enrique Ponce ha cambiado en los últimos meses, se ha convertido en el centro de todas las polémicas por su ruptura con el diestro con el que ha tenido dos hijas y un cuarto de siglo de relación, y sobre todo por el idilio del torero valenciano con la jovencísima estudiante Ana Soria.

Además, la almeriense y su amante no paran de exhibir hasta el empalago sus amores, con bailes, mimos, baños y carantoñas constantes que han cambiado ante la opinión pública la imagen del matador, cuya conducta ha sido tachada como más propia e un adolescente enamorado que de un señor de casi 50 años y padre de dos niñas pequeñas.

Además de refugiarse en amigas como Miranda Rijnsburger, la mujer de Julio Iglesias, Genoveva Casanova o Margarita Vargas y su marido, Luis Alfonso de Borbón, Paloma está trabajando y ocupándose de sus empresas en el día a día, tratando de sacar adelante su divorcio de Enrique Ponce, cuyos flecos no terminan de cerrarse, ocupándose de sus padres, atendiendo a sus proyectos solidarios  y tratando de recuperar su autoestima con lecturas como la que nos ha filtrado una de sus amigas: se está leyendo un libro de autoayuda, un clásico escrito por la pionera de este tipo de obras. 

La escritora Louise Lynn Hay (Los Ángeles, 1926-San Diego, 2017?) está considerada como la inventora o precursora de los llamados libros de autoayuda. Fue además una brillante y famosa oradora y es una de las figuras más representativas del movimiento del Nuevo Pensamiento. Modelo de alta costura en los años 1950 y 1960, e 1976 publicó su primer libro, Sane su cuerpo, que hablaba de las principales enfermedades y su probable causa psicosomática. En 1984 dio el gran bombazo con Usted puede sanar su vida, que se convirtió en un éxito que aún se sigue vendiendo. Louise Lynn Hay fue víctima de abusos durante su infancia y  supo vencer a un cáncer, supuestamente terminal, experiencias que la llevaron no solo a escribir sino a dar conferencias sobre cómo vencer graves problemas en la vida.

Abandonada por su marido

En 1968, tras 14 años de matrimonio, su esposo la abandonó por otra mujer. "Fue precisamente cuando yo estaba empezando a creer que las cosas buenas podían ser duraderas. Sí, fue un golpe aplastante. Pero el tiempo pasa, y sobreviví", relató Louise Hay, que jamás volvió a contraer matrimonio. Para sobrellevar su baja autoestima, comenzó a inclinarse por prácticas espirituales como la meditación trascendental. En 1976 publicó Sane su cuerpo, una lista de causas metafísicas de enfermedades con pautas de pensamientos positivos para revertir las patologías que fue traducido a 25 idiomas. En 1984 publicó uno de sus libros más relevantes, Usted puede sanar su vida, donde explicó cómo lograr cambios a través de la eliminación de las creencias limitantes "un libro excelente para reestructurar nuestra vida y alcanzar la autoestima y el amor propio", dijo un crítico experto. La obra estuvo durante 12 semanas consecutivas en las listas de más vendidos del New York Times. Se han vendido más de 50 millones de copias en 30 países.

La obra de autoayuda que que ha elegido  Paloma Cuevas en un momento tan complicado de su vida lleva por título El poder está dentro de ti (1991), y está considerada como la segunda parte de Usted puede sanar su vida, el gran clásico que inició el movimiento de crecimiento personal en todo el mundo, los llamados libros de autoayuda.

El objetivo del libro es ayudar, con parámetros científicos, a mejorar la calidad de vida de quienes lo leen, aportando técnicas para que el individuo pueda aprovechar el poder del cuerpo. Explica por ejemplo que el amor es el regalo más importante que se puede ofrecer al organismo porque, cuando se ama, no hacemos daño al cuerpo y tampoco se le hace a ninguna otra persona. Plantea que el amor es la receta para la paz mundial y habla de la importancia de la comprensión, el entendimiento, y por encima de todo el perdón. No sería de extrañar que Paloma, que aún hoy no ha dicho más que buenas palabras sobre el padre de sus hijas, haya perdonado a Enrique Ponce por lo ocurrido.







Comentarios 0