elEconomista.es

Interpol lanza una orden de arresto internacional contra el heredero de Red Bull que mató a un policía con su Ferrari

5/10/2020 - 16:08

Vorayuth 'Boss' Yoovidhya, heredero del imperio Red Bull, está en busca y captura después de que Interpol haya lanzado una notificación roja solicitando la detención en 194 países. El multimillonario está acusado de matar a un policía con su Ferrari y huir en unos hechos que ocurrieron en 2012 en las calles de Bangkok.

El pasado mes de julio, la justicia retiró los cargos contra el heredero de la familia, cuya fortuna sobrepasa los más de 20.000 millones de dólares según Forbes. Esta decisión judicial provocó una gran escándalo en Tailandia, donde la gente se echó a la calle en símbolo de protesta y el logotipo de Red Bull quedó muy tocado en el país.

Ante este revuelo, a comienzos de agosto se abrió una nueva investigación y se emitió una nueva orden de arresto internacional contra Vorayuth Yoovidhya, por "conducción imprudente con resultado de muerte" y consumo de cocaína.

El portavoz adjunto de la policía nacional, el coronel Kissana Phathanacharoen, confirmó este domingo que Interpol lanzó una notificación roja durante esta semana, un procedimiento para solicitar a las fuerzas del orden de los 194 países miembros de Interpol que localicen y detengan a determinada persona.

Los hechos de los que se le acusa sucedieron el 3 de septiembre de 2012. El heredero del imperio Red Bull iba conduciendo su Ferrari por Bangkok cuando atropelló a un policía en motocicleta. El golpe fue tal que lo arrastró 200 metros. Después se fugó, pero el aceite que escapó del coche llevó a la policía hasta su mansión.

En un primer momento, Vorayuth negó los hechos. Sin embargo, luego reconoció que iba al volante. Fue enjuiciado por exceso de velocidad, atropello y fuga, así como omitir el deber de socorro. No obstante, no pasó por prisión y fue puesto en libertad bajo fianza. Los Yoovidhya pagaron 75.000 euros a los familiares del policía muerto, por lo que estos detuvieron la acusación civil. En lo penal sí podría ser condenado a 10 años de prisión.

El heredero evitó sentarse en el banquillo de acusados alegando problemas de salud, pese a que realmente se encontraba esquiando en Japón o visitando algunos lugares del mundo. En 2017 huyó de Tailandia, justo antes de emitirse una orden de arresto en su contra.







Comentarios 0