Actualidad

Esther Doña reaviva su guerra con Tamara Falcó: "Aún no me ha dado el pésame"

Esther Doña mantiene una dura guerra soterrada contra Tamara Falcó desde la muerte de su marido y padre de esta, Carlos Falcó. Ambas se disputan el título de marquesa de Griñón, reconocimiento que aún pertenece a Esther pero que Tamara ya ha solicitado, como así determinó su padre antes de morir.

Este asunto ha dejado aún más tocada la relación entre Esther y Tamara. Este lunes, la propia Doña ha dejado patente su enfrentamiento en La hora de La 1, donde trabaja como tertuliana desde hace unas semanas. "Tamara aún no me ha dado el pésame", ha dicho antes de desvelar que ya no se acuerda de la última vez que hablaron por teléfono.

Lea también - Malas noticias para Esther Doña: Tamara Falcó solicita el título de marquesa de Griñón

La relación entre ambas es inexistente, tal y como dijo la propia Tamara semanas atrás: "No tengo ningún tipo de comunicación con ella", declaró. Con el resto de hijos de Carlos Falcó tampoco tiene contacto: "Estoy sola", ha reconocido. Eso sí, asegura que Xandra Falcó es "la que más se ha preocupado".

Durante su entrevista en TVE, la todavía marquesa de Griñón, título del que presume en Instagram, ha recordado que su marido temía antes de morir que sus cinco hijos la dieran la espalda, como así ha sucedido: "No esperaba que estuviera tan sola, pero sí tenía ese temor, por eso siempre les decía a nuestros amigos íntimos que me protegieran, y lo están haciendo, ha comentado entre lágrimas.

Pero no siempre ha sido así. Al principio de su relación, Tamara estaba encantada con ella. Al menos eso ha asegurado Esther: "Hubo una cercanía cuando mi marido y yo comenzamos la relación, de hecho me dijo que cuando me conoció le enseñó una foto mía a Tamara y ella le dijo: 'Papi, me encanta para ti'".

Doña también se ha referido al tema de la herencia. Pese a que ya han transcurrido casi siete meses de su muerte, la tertuliana ha contado que ninguno de los miembros de su familia ha recibido su parte de la herencia. Por el momento, todo está en el aire y ella solo ha confirmado que "estoy satisfecha con la decisión de mi marido, espero que se cumpla su voluntad".

Por último, la malagueña también ha rememorado cómo fue el abandono del palacio El Rincón, donde pasó sus mejores años con Carlos y del que se fue obligada por los hijos de este. "Un día me levanté y me di cuenta de que la casa se me había quedado grande, me daba miedo estar allí. Pero me hubiera gustado seguir gestionando lo que mi marido había generado allí", ha señalado Esther.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin