elEconomista.es

El duque de Alba sopla las velas de su 71 cumpleaños junto a sus hijos, sus nueras y solo uno de sus hermanos


El duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart, cumplió este domingo 71 años. Aprovechó este día tan especial para reunirse con sus hijos, sus nueras y tan solo uno de sus hermanos, Fernando, debido a las actuales medidas restrictivas de Madrid por el Covid-19, que no permiten encuentros sociales de más de seis personas.

Carlos Fitz-James Stuart hijo y su novia, Belén Corsini, fueron los primeros en llegar a esta celebración tan marcada para la Casa de Alba. Corsini se decantó por un pantalón negro y blanco a cuadros, que acompañó por una sencilla camisa blanca y una americana oscura, mientras que Carlos apostó por un jersey rojo para protegerse de las frías temperaturas que ya imperan en Madrid y un pantalón azul marino.

Lea tambiénSofía Palazuelo y Fernando Fitz-James Stuart posponen el bautizo de su hija Rosario por fuerza mayor

Después hicieron acto de presencia su otro hijo, Fernando Fitz-James Stuart, que llegó acompañado por Sofía Palazuelo. Se reunieron con su padre en una fecha agridulce, puesto que recientemente tuvieron que posponer el bautizo de su hija Rosario como consecuencia del reciente confinamiento implantado en Madrid. La celebración iba a tener lugar el próximo el próximo 11 de octubre en el Palacio de Las Dueñas en Sevilla, por lo que los padres y sus familiares y amigos no se hubieran podido desplazar hasta allí.

Lea también - Cayetano Martínez de Irujo: el verdadero motivo por el que rompió su apasionado romance con la infanta Elena

El único hermano que acudió a soplar las velas junto al duque de Alba fue Fernando. Los hijos de la duquesa de Alba se convirtieron en noticia hace unos días cuando Cayetano volvió a hablar del conflicto que mantienen tras la muerte de Cayetana hace ya seis años: "Fui muy querido por mi madre, no te digo el que más porque ella nos quiso a todos, pero fui muy valorado, el escogido...Me dijo tú te vas a ocupar de toda la estructura agrícola, sabía que mi ilusión era el campo. Me ha costado pagar un precio mucho más alto de lo que podría imaginar, ni en el peor de mis sueños, a nivel familiar", contó en Un año de tu vida.

El reparto de la herencia que dejó la duquesa provocó el famoso distanciamiento entre los herederos, y especialmente entre él mismo y Carlos Fitz-James Stuart: "Es que no te lo esperas, es una cosa emocional, no se puede culpar, fui el escogido, el valorado y el reconocido. Me encargó una misión y la hice, fue la salvación de la Casa y de la herencia. Y permitió que todos recibieran lo que se decidió, es casi un milagro cómo conseguimos llevar a cabo esa donación", explicó.







Comentarios 0