elEconomista.es

Sofía Palazuelo y Fernando Fitz-James Stuart posponen el bautizo de su hija Rosario por fuerza mayor

2/10/2020 - 16:52

A Sofía Palazuelo y Fernando Fitz-James Stuart se le han torcido los planes. Los duques de Huescar no podrán celebrar el tan esperado bautizo de su hija Rosario debido a las nuevas restricciones del Covid-19 en Madrid. Una mala noticia puesto que ya tenían planeado hasta el más mínimo detalle de este evento, que iba a ser el próximo gran acontecimiento de la Casa de Alba.

La pequeña Rosario, que nació el pasado 8 de septiembre, no podrá ser bautizada, tal y como ha adelantado en primicia la revista Hola. Se iba a celebrar el próximo 11 de octubre en el Palacio de Las Dueñas en Sevilla, por lo que los padres no se podrán desplazar hasta allí por el nuevo confinamiento implantado en Madrid, donde residen. 

Lea también: Sofía Palazuelo y Fernando Fitz-James presentan a su hija Rosario

El palacio sevillano era la residencia favorita de la duquesa de Alba, una mansión que la aristócrata quiso que fuera para su nieto Fernando, futuro heredero del título. En concreto, el bautizo iba a tener lugar en la Iglesia de San Román, cercana a Dueñas y propiedad del palacio.

Tanto Carlos Fitz-James Stuart, actual duque de Alba, como su ex mujer Matilde Solís y los duques de Huéscar, padres de Rosario, querían haber hecho una gran celebración, pero las circunstancias sanitarias aconsejaron tomar medidas que reduzcan las aglomeraciones, así que estaba previsto que hubiera menos concurrencia que la deseada, aunque no obstante hubiera sido una celebración por todo lo alto, con todas las medidas y precauciones necesarias.

Lea también - Los orígenes de Sofía Palazuelo: quién es quién en la familia de la duquesa de Huéscar

El duque de Alba pidió a todos sus hermanos, incluido Cayetano, con el que las relaciones están prácticamente rotas desde hace tiempo, que fueran a Sevilla. También se hubiera presentado la familia de la abuela, los Solís, además de amigos íntimos de Fernando y Sofía. Se calcula que tenían pensado invitar alrededor de un centenar de invitados, siempre y cuando las normas sanitarias en ese momento lo hubieran permitido.

Informalia pudo saber que los padrinos de Rosario elegidos fueron Beltrán Palazuelo, el hermano menor de Sofía, y Blanca, una de sus mejores amigas. Lo seguirán siendo cuando el bautizo se pueda celebrar. Al duque de Alba le gustaría que su primera nieta llevara a la pila bautismal el traje de cristianar con el que en 1926 fue bautizada la duquesa Cayetana en el palacio Real de Madrid, con los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia como padrinos.

Sin embargo, la decisión final es de sus padres. Recordemos que Sofía, contra los deseos de su suegro, se negó a lucir en su boda la espectacular corona de perlas y diamantes del siglo XIX, que perteneció a la emperatriz Eugenia de Montijo, pariente de Cayetana, la fabulosa alhaja con la que se casó duquesa de Alba con Luis Martínez de Irujo; la misma que lució Eugenia Martínez de Irujo cuando se casó en la catedral de Sevilla con Francisco Rivera. Sofía marcó sus preferencias sobre la opinión de su suegro y eligió en cambio un sencillo y elegante tocado de plumas sobre un moño bajo.







Comentarios 0