elEconomista.es

El otro desplante del Gobierno a Felipe VI: el rey recibe a los nuevos embajadores sin la ministra de Exteriores


El rey presidió este miércoles la entrega de cartas credenciales, que se volvió a celebrar en el Palacio Real. Muchos consideran que en este acto Felipe VI ha vuelto a vivir un nuevo desplante por parte de Gobierno, pues el monarca no estuvo acompañado por la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, tal y como corresponde.

La ministra se encuentra actualmente de viaje en Chipre y Jordania, por lo que no estuvo al lado de Felipe VI para entregarle los credenciales a los nuevos embajadores de México, El Salvador, Paraguay, Guinea Ecuatorial, Australia, Suiza y Malta. Para paliar su ausencia, a González Laya la sustituyó una subsecretaria de su departamento, Celsa Nuño.

La ceremonia se celebró este miércoles en el Palacio Real después de que el último acto, que tuvo lugar en junio, se tuviera que celebrar en Zarzuela y con severas restricciones por el azote de la pandemia. Al contario de lo que sucedió en la anterior ceremonia, en esta ocasión los nuevos embajadores sí han recibido sus credenciales de manos del hijo de Juan Carlos I. No obstante, para evitar aglomeraciones, tan solo estuvieron presentes los fotógrafos del equipo de comunicación de la Casa Real.

El pasado viernes se levantó una gran polvareda cuando Felipe VI no acudió a la tradicional entrega de despachos reales en Barcelona. La ausencia del rey y la falta de transparencia del Gobierno a la hora de explicar por qué el Soberano no fue a Cataluña revolucionaron el panorama político.

Lea también - El estratosférico cabreo del rey confinado: hablamos con Zarzuela del encierro impuesto a Felipe VI

Nos consta que en Zarzuela hay una situación de incomodidad con el Ejecutivo. La jefatura del Estado no va a dar públicamente su opinión sobre las decisiones de Pedro Sánchez, pero se filtraron detalles, como que es el Gobierno quien no permitió al Rey acudir al acto con los nuevos jueces.

Nos aseguraron que el Rey pudo estar incluso de acuerdo con la decisión, porque "ahora, con la situación sanitaria tan complicada que vivimos, es mejor evitar conflictos callejeros", argumentaron fuentes de Zarzuela. Pero el enfado existe por el tratamiento de un asunto tan delicado, que deja al rey como una marioneta sin vida propia.

Lea tambiénEl primo de Felipe VI 'alza la voz' para defenderle tras su encierro impuesto

Si bien el Gobierno no facilita la agenda oficial del jefe del Estado, fuentes de Casa Real al menos off The Record admiten que Felipe VI optó por no ejercer su indiscutible derecho a estar con los nuevos jueces como una medida de prudencia, pero que le ha sido impuesta la ausencia, sino que ha admitió los consejos y argumentos del Gobierno.







Comentarios 0