elEconomista.es

El primo de Felipe VI "alza la voz" para defenderle tras su encierro impuesto

30/09/2020 - 13:08

La ausencia de Felipe VI el pasado viernes a la entrega de despachos judiciales en Barcelona levantó una oleada de críticas hacia el Gobierno por parte de los defensores de la institución real. Uno de los últimos en salir en defensa del rey ha sido su primo segundo, Pedro de Borbón-Dos Sicilias, quien ha escrito un comunicado en nombre de la Real Comisión para España de la Orden Constantiniana de San Jorge.

"Manifestamos nuestro apoyo firme e incondicional a su Majestad el rey Felipe VI y a la Corona, garante de la Monarquía Parlamentaria que nos ha dado décadas de prosperidad y paz en España. Hacemos un llamamiento a la unidad de todos para alzar nuestras voces y proteger enérgicamente a la Corona y al resto de Instituciones", reza el comunicado, difundido por El Confidencial Digital.

Lea tambiénAlberto Garzón se burla de Pablo Casado tras asegurar que "a Felipe VI lo votamos los españoles", a Garzón e Iglesias no

Pedro de Borbón-Dos Sicilias es descendiente de un primo segundo del rey Juan Carlos I, Carlos de Borbón - Dos Sicilias. Es a su vez ingeniero de montes y está casado desde el 30 de marzo de 2001 con Sofía Landaluce y Melgarejo, bisnieta de los duques de San Fernando de Quiroja.

Lea tambiénUna ex compañera de la reina Letizia asegura que antes de conocer a Felipe VI quería "un empresario"

En junio, Pedro de Borbón-Dos Sicilias también se convirtió en noticia porque coordinó junto a otro primo Borbón, el conde José Miguel Zamoyski de Borbón, un movimiento promovido por Felipe VI. El rey hizo un llamamiento a la nobleza española para que se sumaran a la campaña de Cruz Roja responde frente al Covid-19, a través de la que se reunían alimentos para los más desfavorecidos, cuya situación se ha visto gravemente empeorada por el azote de la pandemia del coronavirus.

La ausencia del monarca en Barcelona

La ausencia del rey Felipe VI en la entrega de los despachos de los jueces en Barcelona y la falta de transparencia del Gobierno a la hora de explicar por qué el Soberano no fue a Cataluña revolucionaron este viernes el panorama político. 

Nos consta que en Zarzuela hay una situación de incomodidad con el Ejecutivo, pero sobre todo porque no se haya explicado, porque el Gobierno no haya dado la cara. La jefatura del Estado no va a dar públicamente su opinión sobre las decisiones de Pedro Sánchez, pero se han filtrado detalles, como que es el Gobierno quien no permitió al Rey acudir al acto con los nuevos jueces.

Nos aseguraron que el Rey pudo estar incluso de acuerdo con la decisión, porque "ahora, con la situación sanitaria tan complicada que vivimos, es mejor evitar conflictos callejeros", argumentaron fuentes de Zarzuela. Pero el enfado existe por el tratamiento de un asunto tan delicado, que deja al rey como una marioneta sin vida propia.

Si bien el Gobierno no facilita la agenda oficial del jefe del Estado, fuentes de Casa Real al menos off The Record admiten que Felipe VI optó por no ejercer su indiscutible derecho a estar con los nuevos jueces como una medida de prudencia, pero que le ha sido impuesta la ausencia, sino que ha admitió los consejos y argumentos del Gobierno.







Comentarios 0