elEconomista.es

¿Tiene remedio la imagen de Isabel Díaz Ayuso? Sandra Fernández, al rescate

27/09/2020 - 10:29

La Comunidad de Madrid es la zona cero del COVID-19 en Europa, el territorio más sacudido por la pandemia. Isabel Díaz Ayuso y su Ejecutivo reciben más presión que nunca de Moncloa y el ministro de Sanidad conmina a la presidenta autonómica a tomar decisiones más restrictivas ante la evolución de los contagios en Madrid, bajo la advertencia de que, si no, será intervenida de un modo u otro. Este sábado, Emilio Bouza, portavoz del Grupo Covid de Madrid elegido por el Gobierno central y Ayuso, ha dimitido por los choques entre ambas administraciones, devolviendo a la presidenta el peso de la comunicación técnica de la pandemia.

En este contexto, se hace evidente que no le van demasiado bien las cosas a Isabel Díaz Ayuso. De alentar las caceroladas del barrio de Salamanca o presionar para acelerar el cambio de fase al final de la primera ola, ha pasado a verse desbordada por su discutida gestión de la crisis sanitaria. Temerosa de una posible moción de censura si sus socios de Ciudadanos la traicionaran con Gabilondo y la izquierda, se ha visto obligada a colocar como directora General de Medios de la Comunidad de Madrid a Sandra Fernández, hasta ahora, jefa de gabinete de Marta Rivera de la Cruz en la consejería de Cultura de la Comunidad, en manos del partido de Ignacio Aguado. Curiosamente, Marta Rivera de la Cruz e Ignacio Aguado, compañeros de partido y de Gobierno, no se llevan precisamente bien, mientras que la responsable de Cultura es amiga de Miguel Ángel Rodríguez. El ex secretario de Comunicación de Aznar es desde enero el jefe de gabinete de la presidenta. Marta pertenece al núcleo duro de amigas de Inés Arrimadas junto a Villacís y la canaria Melisa Rodríguez. 

Lea también: La sobrina de la reina Letizia, Carla Vigo, estalla contra Isabel Díaz Ayuso: "Para esto si hay dinero"

La cuestión es que la imagen de Ayuso cae en picado y hasta algunos de sus propios compañeros de partido no ocultan su preocupación por los espectáculos mediáticos que protagoniza la presidenta. La mujer que llega, se supone que para arreglar el desaguisado de imagen de Ayuso, es una periodista canaria, madre de dos hijos y divorciada de Santi Acosta, el presentador de Salsa Rosa, programa que precedió en Telecinco a Sálvame Deluxe, y que dirigía la propia Sandra. Acosta estaba con otra mujer cuando conoció a su 'jefa', con una hermana de la periodista Marisa Martín Blázquez. Sandra, que tuvo una época laboral de cercanía con Podemos, más tarde fue amiga de Albert Rivera cuando estaba con Beatriz Tajuelo, antes de que el ex líder naranja se enamorara de Malú y dejara la política. 

Fernández sabe cómo manejar el mundo del corazón puro y duro y el universo de los personajes famosos. Ella podría intentar dar un vuelco a la imagen de Díaz Ayuso. No sería de extrañar que recomendara a su clienta detalles de pura imagen, como un buen estilista; un peluquero (aunque su novio Jairo sea profesional del ramo). Sandra Fernández ha tocado todos los palos periodísticos. Cuando fue directora de La Sexta Noche (antes de ser redactora jefa del OK Diario de Eduardo Inda), conoció a Marta Rivera de la Cruz, la que más tarde le dio trabajo en la citada consejería de Cultura.

Sandra Fernández se supone que sabe bien cómo cambiar la percepción que los ciudadanos tienen de los líderes o famosos que asesora. Sin embargo, no lo consiguió la periodista cuando ejerció como portavoz de Josep Santacana en su tormentoso divorcio con Arantxa Sánchez Vicario. Muchos siguen considerando al empresario catalán "un tipo ambicioso" que "se apoderó de la fortuna de la tenista", aunque eso lo decidirán los jueces.

Con Isabel Díaz Ayuso, Sandra Fernández tampoco lo tiene fácil. Aunque hay quien dice que al estar en la Puerta del Sol elegida  por Ciudadanos, ha llegado allí para ayudar a que el vicepresidente Ignacio Aguado, desplace a Díaz Ayuso si hubiera moción de censura. Rumores palaciegos no confirmados.

Sandra se enfrenta a...

Mucho antes de que se recrudeciera la crisis del Covid, la imagen de Ayuso venía tocada por sus continuas polémicas. Parte de la ciudadanía y sobre todo la izquierda acusan a Ayuso de poner parte de la gestión de la pandemia en manos de Antonio Burgueño, ideólogo de la privatización de la sanidad pública de la Comunidad de Madrid en los tiempos de Esperanza Aguirre, y a su hija Encarnación Burgueño, sin apenas experiencia en gestión sanitaria.

Los muertos en las residencias, su posición en el sentido de acelerar el cambio de fase durante la desescalada, la dimisión de la directora de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuentes (que renunció a su puesto denunciando que la petición de Ayuso de pasar de fase no estaba basada en criterios sanitarios), se sumaron a polémicas tan marcadas como los menús de comida rápida para los niños. Recordemos que en marzo, Ayuso rescindió los contratos de las concesionarias de comedores escolares y empezó a proporcionar a los escolares en situación de vulnerabilidad menús de las empresas de Telepizza o Rodilla. Hasta la Gasol Foundation manifestó su "enorme preocupación" por las "consecuencias negativas" de la medida. Ayuso simplificaba el problema con frases como ésta: "Que a un niño le den una pizza no creo que sea un problema". Pero al final rectificó.

Por si fuera poco, tampoco salió bien parada de la polémica tras descubrirse que residía en el famoso apartahotel de lujo del empresario Enrique Sarasola, donde la presidenta pasó la cuarentena. El propio Portal de Contratación de la Comunidad de Madrid acabó publicando un pago de más de medio millón de euros a Room Mate por la explotación de dos de sus hoteles durante el estado de alarma. Ayuso acabó atribuyendo dicha publicación a un error. Luego llegaron las colas para las PCR de los profesores, el supuesto fallo de seguridad, filtrándose un listado con datos personales y laborales de más de 16.000 empleados públicos, la huelga de médicos convocada para finales de este mes en la Comunidad de Madrid... Sandra tiene trabajo.







Comentarios 6

#1
27-09-2020 / 13:33
Ender
Puntuación 2   A Favor   En Contra

¡¡¡Excelentísimo artículo, Martín Alegre!!!!!

#2
27-09-2020 / 14:19
artesano
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Al final, ¿quién es responsable de que muertes por negligencia?. Sencillamente nadie que haya recibido votos.

#3
27-09-2020 / 19:48
AAA
Puntuación -2   A Favor   En Contra

Acoso en toda regla

#4
27-09-2020 / 19:56
Puntuación 3   A Favor   En Contra

La imagen de la incompetente Ayuso no hay quien la cambie, ni que la retoque.... La "imagen" de esa mujer a los madrileños nos la sopla (ropa, peinados, etc), lo que nos preocupa es el serrín que tiene en la cabeza y para más INRI, tener de mano derecha al Mar.....

#5
27-09-2020 / 19:58
Puntuación 4   A Favor   En Contra

La IDA no necesita un asesor de imagen, necesita con urgencia un psiquiatra!!!! Estamos tontos o qué?

#6
28-09-2020 / 11:41
salva
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Misión imposible. Esta señora está un poco verde para el puesto que desempeña.