Actualidad

Nacho Vidal se defiende las acusaciones de homicidio: "No soy un chamán. Hice todo para salvarle"

Nacho Vidal ha roto su silencio para hablar largo y tendido de lo que ocurrió en el rito chamánico con veneno de sapo que acabó con la vida del fotógrafo valenciano José Luis Abad este verano. Cabe recordar que hace unos meses el actor porno fue detenido por homicidio imprudente, aunque después fue puesto en libertad.

En El Periódico ha explicado con pelos y señales lo que ocurrió aquel fatídico 28 de julio de 2019: "Tienes que estar con alguien que entienda y que pueda controlar en el caso de que vayas a darte un golpe, que te caigas al suelo, que te pueda reanimar. Porque puede pasar que te olvides de respirar y simplemente lo que haces es tirarle agua a la persona".

Ha explicado cómo fue el momento en el que se conocieron: "Vino con pasteles para tomar después de la paella. No había nada detrás, ningún comercio de nada, ninguna venta de nada", ha asegurado.

Lea tambiénNacho Vidal rompe su silencio tras ser detenido por la muerte de un fotógrafo en el rito del sapo bufo

Sobre su detención, explica que existe un vídeo del suceso que él mismo entregó a los familiares del fallecido: "Hay un vídeo (grabado con el teléfono de José Luis) que dicen que es una prueba y lo entregué yo a la familia. Podría haberlo borrado, pero no lo hice. Por varias razones: el vídeo describe lo que digo en mi declaración".

Además, el actor ha rememorado el momento exacto en el que perdió la vida: "Automáticamente, él entra en una parada y se queda en catarsis, no respira. Creo que pasaron unos 15 segundos. Repito, está grabado. Cuando veo que él no está respirando, lo atiendo. Es mentira que no lo socorrí", ha señalado.

Tras la parada, el fotógrafo "volvió a la vida" y "empezó a revolverse en el suelo": "Por eso dicen que yo no le atendí", ha explicado. No le extrañó esta reacción del valenciano porque es lo que, según él, siempre sucede cuando se consume esta sustancia: "Esa es la experiencia. Es lo que le pasa al 100% de las personas que toman esa 'medicina'".

Pero de pronto, todo se torció: "De repente, la espalda hizo puff y se quedó quieta. Entonces le dije a mi prima que dejara de grabar y llamara a una ambulancia. Le cogí, di la vuelta a José Luis y empecé a hacerle el 30-2 (boca a boca) de una manera histérica, porque eso no era normal".

Vidal ha sentenciado la entrevista matizando que "desde el minuto cero" colaboró con la justicia para esclarecer lo sucedido. Además, ha señalado que no cobró por realizarle el rito, alegando que "no soy un chamán". Lo ha dicho después de que saliera a la luz que habría recibido una cantidad de 150 euros, según informó el diario Levante-EMV en su día.

Lea tambiénNacho Vidal cobró 150 euros por el rito chamánico que acabó con la vida de José Luis Abad

También apunta que el fallecimiento de Abad le sigue pesando: "Todos los días paso por donde ese chaval se ha muerto y me hacen sentir que es mi culpa y como una mierda. ¿A ti se te ha muerto alguien en las manos alguna vez? ¿Sabes cómo te queda la cabeza después?", ha sentenciado.

Esto rito chamánico procede de México, principalmente del estado de Sonora y tiene una duración de entre 15 y 20 minutos. Su consumo produce graves alteraciones en la persona, como taquicardias y pérdidas de conocimiento que pueden provocar una agónica muerte. La sustancia se fuma mediante una pipa de cristal en una ceremonia que se realiza con ánimo curativo o alucinógeno.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin