Actualidad

Doña Sofía: la prueba de fuego que dirá si ha sido apartada de la agenda de la Casa Real

Mientras don Juan Carlos abandonaba España, después de conocerse nuevas revelaciones de Corinna Larsen sobre los manejos financieros del padre de Felipe VI, la reina Sofía pasaba sus vacaciones en la sombra. Y nunca mejor dicho.

Tuvo una breve salida de compras en Palma, una tarde de paseo por la capital balear, junto a su hermana Irene, su prima Tatiana Radziwill y el marido de ésta, el doctor Jean Henri Fruchaud, acompañantes habituales de las soledades mallorquinas de la reina Sofía, salió un solo día en el mar, para participar en el rescate de un ejemplar de tortuga Hipatia, acción justificada por el papel de la reina emérita como presidenta ejecutiva de la fundación que lleva su nombre... Y poco más.

Lea también - Doña Sofía, apartada de la agenda de la Casa Real, decide dónde va a vivir ahora

Hasta le quitaron la posibilidad de salir a disfrutar del mar en la lancha Somni, la embarcación deportiva de la que disponían los reyes y su familia desde hace 15 años, después de verse obligados a desprenderse del yate Fortuna, regalo de varios empresarios baleares a don Juan Carlos, para que tuviera una embarcación de lujo a nivel de su categoría institucional. Pero fue puesta a la venta por 295.000 euros.

Lea también - ¿Conspiró la reina Sofía con Rajoy para lograr la abdicación de Juan Carlos I?

Ese ha sido el verano mallorquín de la reina doña Sofía, recluida en el palacio de Marivent por voluntad propia, o por imposición de quien decide lo que es conveniente o perjudicial para la Casa Real en momentos de turbulencias.

Y mientras se escuchan rumores de que don Juan Carlos podría regresar a España en octubre, "como si nada hubiera ocurrido", para seguir la regata de otoño de Sanxenxo, doña Sofía también regresa a la vida cultural y social y lo hace por la puerta grande.

Sí, la puerta principal del Teatro Real, donde presidirá el 15 de octubre desde aquel escenario, la entrega de la 35 edición del Premio BMW de Pintura, un evento en el que participa desde hace varios años. Es además, un acto benéfico en el que habrá también un concierto a beneficio de la fundación Mundo en Armonía, que preside la princesa Irene de Grecia.

Al día siguiente, viernes 16, en Oviedo esperan que la madre de Felipe VI viaje a la capital asturiana junto a los reyes, la princesa Leonor y la infanta Sofía, para la entrega de los Premios Princesa de Asturias.

Debido a la pandemia, este año la ceremonia será reducida en aforo e invitados y se celebrará en el hotel de La Reconquista y no en el Teatro Campoamor. Se ha suprimido el concierto del día anterior a la entrega, tampoco habrá la cena posterior al concierto, ni tendrá lugar el almuerzo-buffet para los reyes, premiados e invitados.

La visita de la Familia Real al Pueblo Ejemplar de Asturias un día más tarde será breve y sin la comida habitual. La presencia de doña Sofía en Asturias no ha sido confirmada todavía, pero desde Oviedo nos dicen que "sería muy raro, sorprendente y triste que la reina falte a la ceremonia por primera vez en 40 años, cuando la hemos recibido con el teatro puesto en pie con un aplauso interminable y sincero". De hecho, la ausencia de doña Sofía junto a los Reyes y sus hijas, salvo una justificación por razones sanitarias, sería la prueba definitiva de que la Emérita ha sido sacrificada junto a su marido. Esperemos que no se cometa tal injusticia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin