elEconomista.es

La resignación del rey Juan Carlos en Abu Dabi: "No va a volver", aseguran

16/09/2020 - 10:16

El rey Juan Carlos echa de menos España. A pesar de que su estancia en Abu Dabi está repleta de lujos y reside en el Emirates Palace, el mejor hotel del mundo, lo cierto es que el emérito no quería irse de su país y está deseando volver. Él mismo se lo comenta a sus íntimos cuando habla con ellos por teléfono, según desveló Pilar Eyre el pasado miércoles.

"A sus amigos les confiesa que, a pesar de todo, añora la vida en este país llamado España, porque, por muy mal tratado que se haya sentido, sigue siendo el suyo", explicaba la periodista. Al parecer, la confesión del emérito a su círculo más cercano es: "Chicos, cuento los días que me faltan para volver".

Pese a su intención de regresar, lo más probable es que su deseo no se pueda cumplir. Así lo cuenta este miércoles la propia Eyre, que desvela una de sus conversaciones con una persona cercana al emérito: "Cuando comento que Juan Carlos está deseando regresar de su exilio en Abu Dabi, mi interlocutor me interrumpe: 'Tampoco deseaba irse, pero que no te engañen, Pilar, no va a volver...'".

Lea también - Juan Carlos, "el último macho": "Dio la espalda a su país, enfermo y debilitado por los escándalos", según Der Spiegel

De ser así, la estancia de don Juan Carlos será más larga de lo que en un principio tenía pensado. En la mente del emérito, no obstante, está la intención de salir de Abu Dabi en un periodo de corto cercano y establecer su residencia en Suiza, rodeado de buenos médicos y bajo la protección del Aga Khan, según desveló Informalia el pasado mes de agosto.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.