elEconomista.es

Ágatha Ruiz de la Prada confiesa que tiene una hermana secreta: "Me parece que es arquitecta y se llama Rachel"

15/09/2020 - 12:51

La semana pasada saltó la bomba del hermano secreto de Terelu Campos y Carmen Borrego. Desde Telecinco apuntaron a que tenía 57 años y vivía en Málaga. Además, ellas nunca habían escondido su presencia y se le habrían preguntado a sus más íntimos. Ahora es Ágatha Ruiz de la Prada la que ha confesado que ella también tiene una hermana secreta.

La diseñadora trabaja como tertuliana en La hora de La 1. Este lunes, el programa recibía la visita de Javier Santos, el supuesto hijo de Julio Iglesias. En un momento de su entrevista, la exmujer de Pedro J. Ramírez lanzaba la exclusiva: "Cuando se murió mi padre me enteré de que tenía una hermana secreta que mi padre no había reconocido", decía.

Lea también - Asaltan el furgón con la colección de Ágatha Ruiz de la Prada: "Estoy desolada"

Los tertulianos se quedaron atónitos ante la revelación de Ágatha, que explicaba que su padre era "muy como Julio Iglesias, le encantaban las señoras". En sus últimos días, en los que estaba "un poco gagá", recibió una notificación del juzgado que prefirió guardar en un cajón. "Apareció una niña, yo creo que sí era su hija. Ahí está, no la conozco, a su madre sí que la conocía mucho", ha contado.

La modista daba algunos detalles sobre esta hermana secreta: "Me parece que es arquitecta, vive en Madrid y creo que se parece mucho a mí", señalaba la diseñadora, que este martes aseguraba que se llama "Rachel Ruiz de la Prada". Aunque dijo que no tenía "ninguna curiosidad" en tener un vínculo especial con esta persona, sí desveló que "algún día" tiene pensado hablar con ella.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.