elEconomista.es

Alejandra Romero, duquesa de Suárez, da la bienvenida a su primera hija junto a su marido, Pedro Armas

14/09/2020 - 17:41

Alejandra Romero, duquesa de Suárez, ha dado la bienvenida a su primera hija junto a su marido, el abogado Pedro Armas, en el Hospital Nuestra Señora del Rosario en Madrid. La pequeña se llama Mariam, en honor a la madre de Alejandra, Mariam Suárez, hija mayor del presidente Adolfo Suárez y de Amparo Illana, fallecida a los 41 años víctima del cáncer.

Alejandra Romero y Pedro Armas ponen así el broche de oro a su relación tras casarse el 21 de abril de 2018, en la capilla del Club Puerta de Hierro, de Madrid. Según cuenta Hola, los felices padres han recibido la visita de algunos de sus familiares. Entre ellos, el padre de Alejandra, Fernando Romero, que ha llegado acompañado de su otro hijo, Fernando.

A sus 30 años, Alejandra trabaja en el bufete angloaustraliano Herbert Smith Freehills, con sede en Madrid. Se trata de una de las firmas más destacadas de la abogacía de los negocios especializados en grandes operaciones de fusiones y adquisiciones, financiaciones y en el asesoramiento integral de proyectos de sectores de energía, infraestructuras o inmobiliario.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.